domingo, 18 noviembre 2018
15:10
, última actualización
Local

La fachada cerámica de la Torre Pelli empieza a montarse en junio

Comienzan los preparativos para su instalación mientras los operarios ya trabajan en la planta 26.

el 06 may 2012 / 19:49 h.

TAGS:

Muestra de cómo será la fachada de la torre que Cajasol levanta en la Cartuja.

Los operarios de la torre Pelli trabajan ya en la planta 26, de las 40 sobre rasante, y ya han comenzado los preparativos para la instalación de la que será la fachada del edificio. En estos momentos se ha impermeabilizado el voladizo de las plantas de la uno a la seis y se están montando las placas de anclaje de las lamas verticales cerámicas y las placas de anclaje de los módulos del cerramiento acristalado. Ya será a primeros del mes de junio cuando se iniciará el montaje de las lamas verticales y los módulos acristalados.

Aunque estaba previsto que los primeros módulos de la fachada se colocasen en marzo o principios de abril, finalmente empezarán a instalarse en unos días, ya que aún no se ha colocado ninguno. Desde hace varios meses hay una muestra de ella en la obra. El vidrio y el gres porcelánico serán los materiales estrella, pese a que el uso de la cerámica no es usual en torres como ésta, de 178 metros. De hecho es una de sus grandes peculiaridades, ya que no se verá exteriormente como el típico rascacielos gris metalizado.

El proyecto avanza (se prevé que la estructura de las 43 plantas esté en octubre de este año, el de los edificios a los pies de la torre en junio y que el rascacielos esté terminado en 2013) mientras se espera la resolución definitiva de la Unesco sobre el posible impacto de la torre sobre los monumentos Patrimonio de la Humanidad, que podría emitirse a partir del 24 de junio. Por ahora, la crisis no merma un proyecto que costará más de 300 millones de euros.

El montaje de la fachada de la torre requiere, por un lado, la ejecución de los vuelos en los perímetros de todos los forjados, de anchura variable en función de la orientación del edificio y a modo de parasoles horizontales en color cerámica y acabado mate. Por otro lado, se descuelgan de estos vuelos unos perfiles tubulares cerámicos, con soportes metálicos y de altura variable en función de la orientación que tengan. Por último se colocan, a la altura de los montantes de carpintería, unas lamas verticales de cerámica para exteriores, con una estructura interna de acero galvanizado, de forjado a forjado y de anchura variable en función de la orientación del edificio. Un anillo de rejillas de ventilación continuo bajo cada forjado permite crear bocas de impulsión y de extracción de aire con gran facilidad, sin alterar el diseño de la fachada.

El cerramiento de la torre y del centro de negocios se resuelve de la misma forma, mediante una composición de vidrio con sistema modular entre forjados de dimensiones 1,50 por 3,80 metros. Dicha composición es una unidad sellada de doble vidrio transparente bajo en hierro con capa de baja emisividad. El conjunto alcanza una transmitancia máxima de 1,4 W/(m2.K), lo que permite una alta eficiencia que en este caso ha hecho posible, conjuntamente con otras medidas, alcanzar la máxima calificación en eficiencia energética del edificio.

El zócalo de cada planta alcanza una altura de 75 centímetros sobre el nivel de acabado del suelo, y difiere de la solución anterior en que el vidrio es opaco, y se trasdosa por el interior con un panel de aluminio prepintado similar al vidrio con aislamiento térmico.

  • 1