Local

La falta de personal en el cementerio obliga a llevar incineraciones a pueblos

Las cremaciones previstas para la mañana de este fin de semana se desviarán a otros puntos de la provincia. El Consistorio dejará de abonar 3.000 euros. 

el 17 ene 2013 / 21:57 h.

TAGS:

La plantilla del cementerio de San Fernando está bajo mínimos. La situación más dramática la están viviendo los trabajadores del horno crematorio. Aquí se acumula "un importante déficit de personal" que hace prácticamente inviable la cobertura de todos los turnos. Las jubilaciones, bajas y vacaciones no se han ido cubriendo de un tiempo acá y ello repercute en una reducción del número de incineraciones y, en el peor de los casos, en el desvío del servicio a otras instalaciones fuera de la capital.

Así, el fin de semana se presenta "complicado" para esta sección del camposanto sevillano: hay dos personas por turno, cuando lo habitual es contar con tres, pues tres son los hornos que están operativos en estos momentos. Ante este panorama "lamentable", las cremaciones de la mañana de este sábado y domingo no podrán realizarse al carecer de mano de obra. Los servicios de este fin de semana se limitarán a mañana tarde, pues los domingos y festivos por la tarde cierran. Estas interrupciones temporales acarrearán molestias a los familiares de los fallecidos, que tendrán que desplazarse a otros camposantos de la provincia para poder practicar la incineración.

A esta arista emocional, se suman además las pérdidas económicas para las ya maltrechas arcas municipales. La sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento de Sevilla calcula que con estos dos turnos menos "se dejarán de hacer 12 cremaciones, lo que supondrá alrededor de 3.000 euros menos de ingresos" sobre un fin de semana normal. Los representantes sindicales lamentan que "esta situación insostenible esté mermando la calidad de un cementerio tan importante como el de San Fernando de Sevilla".

Pero el problema no queda ahí. Los días laborables también están viéndose afectados. Fuentes del camposanto añaden que "desde hace dos semanas el horno no abre por las tardes", también por la falta de personal. Sin embargo, los trabajadores añaden un nuevo motivo: "la precariedad de los medios". Aseguran que de los tres hornos operativos, "sólo dos funcionan al 100%", por lo que el tercero va al ralentí y "se emplea con los restos de las exhumaciones", que requieren menos potencia.

Piden, pues, al Gobierno de Zoido que repare los otros hornos que existen, "para mejorar así la productividad del camposanto", como plantea el alcalde en la reordenación del calendario laboral previsto para el recinto: "Tenemos el personal cualificado pero no las herramientas adecuadas. Ahora mismo no podemos ni enfermar porque sino para el horno", señalan, al tiempo que recuerdan que "si bien el cementerio llegó a ser uno de los mejores de Europa, ahora está a la cola". Basan su afirmación en la comparativa de datos que manejan: "Si antes se hacían 18 incineraciones diarias y diez de exhumaciones, ahora la proporción es de 12 y cinco".

Los ladrones siguen visitando el cementerio de San Fernando para hacerse con el botín de alguna figura o pieza metálica por la que luego poder sacar dinero en el mercado negro. Lo que empezó como "una oleada" en el mes de septiembre, parece ir a menos, aunque no han terminado del todo. De una manera "esporádica" prosiguen estas sustracciones, explican los propios trabajadores del recinto, que señalan "repuntes concretos" de esta práctica incívica. La reincidencia de algunos casos ha hecho que muchas familias de los fallecidos se hayan resignado, optando por no reponer el elemento sustraído, o bien por colocarlo "en marmolina" para evitar así ser objeto de futuros robos. Fuentes del camposanto insisten en que el cementerio "no responde de estos robos", sino que se limita a notificar las sustracciones a los familiares afectados, a los que invita a su vez a denunciar los hechos a la Policía. "Es como el que aparca el coche en un parking privado, que no se responsabiliza de los daños", apuntan.

Ante esta práctica común, la vigilancia del cementerio sigue igual, con sus efectivos reducidos a la mitad -amén de unas cámaras de seguridad instaladas lejos del área de actuación de los ladrones-. Entre porteros y vigilantes deberían sumar 14 personas, pero en la actualidad sólo nueve empleados se encargan de la vigilancia del cementerio de San Fernando. Un fallecimiento, varias bajas por enfermedad y alguna que otra jubilación han provocado que el personal encargado de la seguridad del recinto se haya reducido actualmente a la mitad. Los sindicatos aseguran que el cementerio requiere más personal, pues "siempre hay muchas tareas que hacer en un espacio tan amplio". Los trabajadores del horno crematorio, por su parte, aseguran que el Ayuntamiento les debe dinero del año pasado "en concepto de rotaciones, productividad y festivos", y que este año han recibido "la mitad del vestuario", por lo que instan a Zoido a que sea "más equitativo" y que reparta "a todos y no sólo a Policía y Hacienda".

  • 1