miércoles, 23 enero 2019
11:17
, última actualización
Local

La gente quiere más Velá

El barrio de Triana pone fin a una fiesta popular más concurrida que nunca, donde las buenas temperaturas y las atractivas convocatorias culturales y de ocio fueron claves del éxito.

el 27 jul 2014 / 00:05 h.

TAGS:

CUCAÑA Y AMBIENTE DE LA VELA Han sido solo seis días, pero de tal intensidad y éxito de convocatoria que casi han parecido más. La Velá de Santa Ana 2014 ha puesto de manifiesto que a la gente, y sobre todo a Triana, no hay quien la harte de avellanas verdes, sardinas, cervecita y tangana, y muchos son aquellos a los que no les habría molestado extender la fiesta hasta el final del mes de agosto. Como cada año, la Velá arroja su saldo de imágenes memorables, ayer patrimonio casi exclusivo de la prensa, hoy atrapadas masivamente por cualquiera que tenga a mano un teléfono móvil. Nunca han circulado tanto como ahora las instantáneas de la cucaña, irresistible imán de jóvenes del Arrabal, y de otros muchos rincones sevillanos, protagonizando estampas que parecen de otro tiempo si no fuera por los peinados que emulan a Cristiano Ronaldo... Y quién iba a decirle a tres corredoras de fondo como Pepa Montes, Matilde Coral yCristina Hoyos que su estampa bailaora podría dar la vuelta al mundo con un ¡click!, navegando por los mares de silicio de internet. Fiesta para la desinhibición y el esparcimiento, pero también para la cultura –desde la representación de Pelay Correa a presentaciones de libros o actuaciones musicales–, así como para el deporte –ajedrez, fútbol sala y fútbol siete, pesca, la clásica ciclista, el acuatlón y la Milla de Santa Justa y Rufina–, los juegos tradicionales y también, cómo no, la devoción religiosa. La procesión de la Virgen del Carmen de Santa Ana y la procesión marinera de la Virgen del Carmen fueron solo los pórticos de un calendario para fieles que culminaba ayer con el solemne Rosario en honor a Santa Ana, seguido de la primera Eucaristía de la solemnidad y la función principal presidida por el canónigo de la Catedral. Todos, creyentes y simples curiosos, vecinos de Triana y visitantes, abarrotaron durante seis días los aledaños de la calle Betis y el Altozano. Anoche tampoco faltaron a la cita, y se marcharon, hasta el año que viene, con ganas de más.

  • 1