Local

La gran caja andaluza pasa el primer filtro político

El PP no pone, por ahora, reparos a la hoja de ruta de Griñán

el 29 jun 2010 / 19:47 h.

TAGS:

El presidente Griñán recibió ayer al líder del PP, Javier Arenas.

La gran caja andaluza tiene, en principio, el camino político despejado. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, cerró ayer la ronda de contactos con los partidos para saber si comulgan con la hoja de ruta que marcó el pasado jueves en el Parlamento y ninguno de los líderes le puso pegas a su modelo financiero.


Pero el consenso político, aunque importante, no es sinónimo de éxito en un proceso tan complejo como el que pretende Griñán y en el que ha apostado tan fuerte. Por el contrario, el líder del PP, Javier Arenas, no se juega nada, de ahí que haya optado por remar a una pero con discreción, evitando ponerse en la diana.


El Gobierno andaluz aspira a que Unicaja y Cajasol, a través de una oferta conjunta que ayer confirmaron las dos entidades, ganen la puja por Cajasur y después consigan integrar a Caja Granada. Uno de los mayores obstáculos de la fusión a cuatro es que Caja Granada tiene previsto aprobar el día 6 una fusión fría con entidades de fuera (Caja Murcia, Caixa Penedès y Sa Nostra). Conscientes de esta vicisitud, los socialistas apuntaron ayer por primera vez que el resultado de la unión entre Cajasol, Unicaja y Cajasur ya daría una gran caja y que la entidad granadina "no es fundamental". "Nos encantaría que todas las cajas andaluzas estuvieran juntas, pero Caja Granada ya tiene un camino andado lógico". Lo dijo el vicesecretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, tras reunirse con Griñán en la Casa Rosa. Un día antes, había apostado por una fusión de "todas las entidades andaluzas".


La Junta no ha tirado la toalla con Caja Granada pero reconoce que es difícil que pueda quedarse en Andalucía. "La realidad ahora es que Caja Granada está inmersa en un proceso de fusión [con entidades del Levante]. Para que cambie ese escenario, las otras dos cajas [Unicaja y Cajasol] deben iniciar un proceso de fusión y animar a la tercera a unirse a ellas", sostuvo el consejero de Economía, Antonio Ávila, que compareció en nombre del Ejecutivo para valorar la ronda de contactos. Arenas abundó en esta idea: "Caja Granada sólo tiene un escenario ahora y hablar de otra alternativa es especular. Ya veremos cuáles son las otras ofertas que llegan". Suscribió, por tanto, las palabras del presidente del PP granadino, Sebastián Pérez, que el lunes aseguró que Arenas defendía "a ultranza" la fusión foránea de Caja Granada. El líder popular, que garantizó que no dará ninguna "directriz política" a la entidad, dejó claro que no se moverá ni un ápice de la postura que decida el órgano de gobierno de la caja.


discrepancias. Para intentar que Caja Granada se quede en Andalucía antes deben fusionarse Unicaja y Cajasol y absorber a Cajasur. Todos los partidos se mostraron de acuerdo en que las dos cajas andaluzas deben ir de la mano a la puja por la entidad cordobesa -el Banco de España la adjudica el día 15-, pero mientras el consejero avistó que "pronto habrá noticias" sobre la unión entre las grandes, Arenas fue más cauteloso. "No podemos anticipar acontecimientos. Ni siquiera sé si entre ellos están de acuerdo", afirmó.


También hubo cierta contradicción a la hora de explicar cómo abordaron los líderes políticos el proyecto de la gran caja. Arenas desveló que Griñán y él no habían dedicado "ni un minuto" a hablar del tema porque es un escenario "que no está encima de la mesa". A su juicio, el proyecto que acarician los socialistas desde 1999 aún está lejos porque "Caja Granada tiene una hoja de ruta y el futuro de Cajasur no está decidido". Aunque defendió que las cajas "pequeñas y aisladas no tienen futuro", consideró que "hay que ir paso a paso y olvidar los eslóganes propagandísticos". Ávila, sin embargo, aseguró que "todos los partidos coinciden en que hay que comprometerse con el proyecto de integración financiera a corto plazo".


Pero en el calendario también discreparon los grandes partidos. Arenas cree que es "aventurado" que el PSOE se haya marcado para antes de agosto el objetivo de lograr una gran caja andaluza. "Los plazos pueden cambiar cada día y los políticos debemos ser prudentes", insistió. Sí valoró positivamente que la Junta haya retomado el diálogo sobre las cajas -su reunión duró 45 minutos y fue "cordial", dijo- y destacó los puntos de encuentro. Estos son, que Andalucía necesita entidades "sólidas, solventes y viables", que hay que caminar hacia la despolitización de las cajas y que en las fusiones debe respetarse "escrupulosamente" las decisiones de los consejos de administración. Ávila y el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, se encargarán de llevar las conversaciones a partir de ahora.


Griñán quiere asegurarse el mayor consenso social a la gran caja, por eso se reunirá hoy con los dirigentes sindicales en Málaga. CCOO apoya abiertamente este proyecto mientras que UGT ve injerencias políticas. Los empresarios defienden que la gran caja impulsaría la economía

  • 1