miércoles, 23 enero 2019
19:36
, última actualización
Economía

La industria pide aclarar la nueva inversión en Astilleros

Empresarios del sector naval, sorprendidos por el proyecto de Cotnsa.

el 26 nov 2014 / 10:00 h.

TAGS:

Paco Cazalla Paco Cazalla El empresario gallego Urbano Alonso, dueño de astilleros Cotnsa Huelva, anunció el pasado sábado que tiene la autorización provisional del Puerto para operar 18 meses en el dique seco de los antiguos Astilleros de Sevilla, para lo que ha invertido ya 500.000 euros. Sin embargo, la industria naval, empresarios del sector y sindicatos reclaman más detalles sobre este proyecto y sobre sus números. Su viabilidad suscita dudas, pese a que el Puerto la defiende. Hoy mismo empresarios  navales sevillanos se reunirán con la presidenta de la Autoridad Portuaria, Carmen Castreño, para pedir información. Algo que también reclama CCOO. Su responsable del sector del Metal, Juan Antonio Caravaca, aplaudió la iniciativa, pero lamentó que no se conozcan  detalles de una concesión  «que debería ser pública». Para UGT es clave que las administraciones «faciliten el proyecto industrial». Hay que recordar que Cotnsa (bajo la firma Astilleros del Guadalquivir) provocó que el Puerto tuviera que sacar a concurso la explotación de esta parte del astillero tras la primera oferta de Sevilla Shipyard. Sin embargo, el concurso quedó desierto. Se desmarcaron las dos en el último minuto. Ahora, en cambio, el Puerto concede a la compañía del empresario gallego esta concesión provisional que, además, «sólo incluye de canon alrededor del 2 por ciento de la facturación, en vez de los 400.000 euros anuales que se pedían antes. Es decir, que si no factura, no paga», comentaron fuentes consultadas, que recordaron que el proyecto de Sevilla Shipyard ponía sobre la mesa más de tres millones de euros y 25 años de explotación. En los cinco primeros años se amortizaba ese dinero. El Puerto, por su parte, defiende la nueva concesión y subraya que es por 18 meses. Las fuentes del sector consultadas afirman que para resucitar esta parte del astillero hispalense se necesita más dinero para, por ejemplo, arreglar la puerta del dique seco y acondicionar los talleres. «El aspecto retrae mucho porque está desvalijado. Ni siquiera hay talleres y eso al cliente le echa para atrás», señalan. «Para que en 18 meses sea rentable hace falta un departamento comercial muy bueno y más inversión», indicaron. En la misma línea, otro profesional con más de 40 años de experiencia en el sector apunta que «en 18 meses no se puede ni hacer un plan de viabilidad». «Yo cuestiono totalmente su viabilidad. Para captar clientes se necesita fiabilidad y falta experiencia. Me encantaría que saliera adelante porque mientras más trabajo haya, mejor para todos, pero me temo que el proyecto de Cotnsa en Sevilla depende de que haya una administración pública que le dé dinero», sentencia. En cuanto a la posibilidad de construir barcos, como pretende el empresario gallego (cuya empresa no atendió a las preguntas de este periódico), el sector señala que se necesitan importantes avales bancarios «imposibles de conseguir hoy día». «El 80 por ciento –explican– no se paga hasta acabar el barco. Para hacer siete en 18 meses se debe pedir un préstamo de 100 millones». «Requiere mucha inversión en maquinaria, talleres... Lo veo muy difícil», sostienen otras fuentes. Desde el sector se recuerda que los astilleros de Cotnsa en Huelva llevan tres meses «con poca actividad, cuando necesitan una carga de trabajo de entre dos y tres barcos al mes, no uno, para sobrevivir», advierten. Ayer Urbano Alonso y el secretario de Organización de MCA UGT-A, Sebastián Donaire, se reunieron con el subdelegado del Gobierno en Huelva para que le ayude a agilizar los trámites con el consulado y la embajada de Argelia para poder cerrar la construcción de siete barcos sardineros. El sindicalista tildó de «decisivo» este contrato para el horizonte de la empresa.

  • 1