sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Economía

La Junta conmina a cerrar el acuerdo laboral en Unicajasur

Se descarta un pacto en detalle y sí otro de mínimos que facilite la fusión de Unicaja y Cajasur

el 18 may 2010 / 19:49 h.

Los empleados convocados por Aspromonte se manifestaron el lunes en Córdoba capital.

El tiempo se echa encima, quedan sólo dos días para que los consejos de administración de Cajasur y Unicaja aprueben su fusión y sin más demora, y la Junta de Andalucía apremió ayer a ambas entidades para que alcancen un acuerdo laboral que facilite esta operación, de gran trascendencia para las finanzas regionales.

Es más, fuentes cercanas a las negociaciones entre sindicatos y directivos indicaron que la Junta, a través de su Consejería de Economía, ha intensificado los contactos para limar asperezas entre las partes, pues, esta vez, la amenaza de intervención de Cajasur por parte del Banco de España es la última, y ejecutará.

Se descarta ya un acuerdo laboral al completo y se apuesta por un pacto de mínimos que permita la aprobación del proyecto de fusión en los consejos, con un compromiso explícito de concluir los temas pendientes con el día 30 de junio como fecha límite, cuando las asambleas generales de las dos cajas habrán de dar la bendición al matrimonio.

Sobre estas premisas se centra ahora la negociación, y será la que hoy se plantee en la nueva cita de la mesa laboral, donde se sientan los sindicatos y las direcciones de las entidades. Los primeros dicen acudir con la voluntad de acuerdo, si bien el más concreto al respecto es CCOO, que insiste en que para los consejos de pasado mañana no es necesario concluir un documento laboral en detalle sino otro de mínimos. Una condición sine qua non: que las medidas de recorte de plantilla no sean traumáticas, es decir, que no haya despidos y sí prejubilaciones y bajas incentivadas, además de traslados (movilidad).

Es más, las posturas están más cercanas que antes, aunque las diferencias persisten, después de la oferta de las cajas de ahorros de reducir de 1.224 a unos 700 el número de empleados afectados por el ajuste de personal. Tal recorte se haría en tres fases, y si las dos primeras, prejubilaciones y bajas incentivadas, siempre voluntarias, no se cubren, se haría por vía forzosa (ERE de extinción de contratos), algo que rechazan los representantes de la plantilla que, en el caso de Cajasur, tendría que aplicarse además la tijera a los salarios.

En este contexto, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, dijo ayer estar convencido de que habrá "entendimiento" entre las partes antes del próximo viernes sin que, por tanto, tenga que interceder el Banco de España, al tiempo que advirtió de que la ausencia del citado acuerdo provocaría "una situación muchísimo peor para todos" y, en especial, para la caja cordobesa.

Griñán invitó a Cajasur, Unicaja y los sindicatos a tener perspectiva a la hora de tratar de buscar un consenso y a pensar en las consecuencias del no. Encima de la mesa de negociación, agregó el presidente, "hay soluciones bastante menos traumáticas que las originarias y que son mucho mejores que el no acuerdo".

Se refirió, además, a la manifestación convocada la tarde del lunes por el sindicato mayoritario en la entidad cordobesa, Aspromonte, y que estuvo encabezada "por alguien que la había gestionado hasta llevarla a la situación que tiene hoy, cosa graciosa".

Mientras, el consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, se mostró también convencido de que las direcciones de Unicaja y Cajasur lograrán un acuerdo dentro del plazo previsto.

Ávila, quien compareció en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, apeló a la "responsabilidad" de todas las partes que intervienen en el proceso de negociación para conseguir el objetivo final de la fusión. "Es una buena operación para Andalucía y para su sistema financiero".

El consejero criticó, no obstante, que otros (por la oposición) "piensen que es el momento de aprovecharse políticamente de esta situación", una actitud -subrayó- en la que "no está" la Junta de Andalucía.

Las cajas llevan diez meses negociando la operación. ¿El principal problema actual? Que el mayor ajuste lo debe aplicar Cajasur antes de la fusión.

El PSOE-A. El vicesecretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, afirmó ayer que "celebra" que, por los datos de los que se dispone, "parece que no va a haber medidas traumáticas ni drásticas" en el proceso de fusión entre Unicaja y Cajasur, y abogó por que las partes logren un acuerdo en la mesa de hoy. Así, Velasco calificó como "muy importante" la reunión de la mesa laboral y recalcó que su partido confía en que se alcance "un acuerdo entre sindicatos y las dos empresas", sobre las que indicó que tienen "un posicionamiento bastante cercano, por no decir el mismo".

Arenas. El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, recomendó ayer que se "tome nota" de la manifestación "tan significativa" celebrada el pasado lunes por las calles de Córdoba y organizada por Aspromonte, sindicato mayoritario en Cajasur, en defensa de los puestos de trabajo ante la fusión de esta entidad con la malagueña Unicaja. Además, Arenas confesó estar "muy preocupado" por la fusión entre ambas cajas de ahorros y señaló que su partido ha dado ejemplo de "responsabilidad y discreción".

IU. El portavoz de Economía de Izquierda Unida en el Parlamento, Pedro Vaquero, recordó ayer al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que "por ley, la responsabilidad última del proceso de fusión entre Unicaja y Cajasur es suya", por lo que le pidió que "se moje más". Vaquero afirmó que "sería imperdonable" por parte del Gobierno andaluz que tuviera que intervenir el Banco de España por intereses "espurios".

  • 1