domingo, 16 diciembre 2018
09:30
, última actualización
Economía

Campo y comercio pactan por vez primera primar lo andaluz

La Junta creará una red de 24 oficinas que pondrá en contacto a agricultores y pequeños y medianos comerciantes para abastecerlos de producciones agroalimentarias autóctonas.

el 04 jun 2014 / 21:59 h.

TAGS:

Miguel López, la directora general de Comercio, María del Carmen Cantero, el consejero Rafael Rodríguez, Jordi Castilla, de los consumidores, y García-Izquierdo, ayer. / El Correo Miguel López, la directora general de Comercio, María del Carmen Cantero, el consejero Rafael Rodríguez, Jordi Castilla, de los consumidores, y García-Izquierdo, ayer. / El Correo Andan siempre peleando el campo y el comercio, el comercio y el campo, cuando lo que se necesitan realmente son alianzas que permitan que las dos partes –la que produce y la que vende– salgan ganando y que el último eslabón de la cadena, el consumidor final, adquiera alimentos de calidad y a buenos precios. Con tal objetivo, la Junta de Andalucía anunció este miércoles una pionera iniciativa que, además de una medida tangible como la creación de una red de oficinas provinciales para impulsar acuerdos entre agricultores y pequeña distribución –no entran ni las cadenas de supermercados ni grandes superficies tipo hipermercado–, implica que la patronal andaluza del comercio asume la filosofía –y estrategia– de apostar por las producciones locales. En concreto, los protagonistas de la alianza son la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y las asociaciones de consumidores (Facua, UCA-UCE y Al Andalus). Y como muñidora del acuerdo y complementando el mismo, la Consejería del ramo, la dirigida por Rafael Rodríguez. El eje vertebral lo configura una red andaluza de 24 oficinas –tres por provincia– llamadas de «Integración Comercial» y que se encargarán «de trabajar en el territorio para fomentar la conexión y el asociacionismo entre los productores y establecimientos comerciales». Estamos hablando de las pequeñas y medianas tiendas, precisamente las que más mima la Administración autonómica. Rodríguez precisó que estas sedes se gestarán vía orden regional que se publicará en el BOJA próximamente y estarán operativas en el mes de septiembre. Contarán, agregó, con personal «altamente cualificado» procedente de la alimentación, el comercio y de los consumidores. La crisis económica, sostuvo el consejero, «ha acentuado la desconexión entre el tejido productivo andaluz y la distribución, perjudicando sobre todo a las pymes agroalimentarias y a los pequeños establecimientos». Rafael Rodríguez explicó que se trata de un proyecto «absolutamente pionero» en Andalucía, al estrenar «una red de cooperación que desde el sector comercial, junto con el productivo y los consumidores, permite la comercialización de alimentos de cercanía (o locales, de la zona) en pequeños y medianos establecimientos de la comunidad». De forma simple: poner en contacto a agricultor y comerciante para forjar un entente cordiale para el abastecimiento regular del campo. ¿Cuánta inversión? Dos millones de euros. Junto con la red de oficinas, se ha encargado un estudio de diagnóstico, que emprenderá un equipo de investigación de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, sobre la situación actual «de las interrelaciones de la cadena productiva» en Andalucía. Se realizarán, asimismo, campañas de formación y sensibilización, e informes sobre carencias del etiquetado de los alimentos y la procedencia de los mismos. Desde COAG-A, defensora de las explotaciones agroganaderas familiares, habló Miguel López, su secretario general: «Hay producciones tradicionales que han sido olvidadas y el comercio local es la forma de rescatarlas y ponerlas en valor». Por ello, añadió el líder agrario, «es necesario fortalecer las alianzas». Y desde la patronal CECA lo hizo Manuel García-Izquierdo: «El pequeño comercio es el que sigue haciendo pueblos y ciudades en Andalucía y el que aporta más empleo en el sector». Con la iniciativa ahora acordada, según consideró, se puede, «de una vez por todas», acercar la producción local al consumidor final y beneficiar a toda la cadena comercial. Quizás algún día se consiga que se consuma la patata buena de aquí y no la vieja importada...

  • 1