lunes, 17 diciembre 2018
13:02
, última actualización
Local

La Junta fija en 24 meses la duración mínima de contratos estables para la concesión de ayudas a empresas

el 30 dic 2011 / 15:49 h.

TAGS:

El Consejo de Gobierno ha aprobado este viernes la modificación  del decreto regulador de las ayudas a empresas para favorecer la  contratación indefinida, vigente desde 2005, con el fin de adaptar a  la actual coyuntura económica la duración mínima exigida para los  empleos estables incentivados por la norma. Este periodo se fija en  24 meses, frente a los cuatro años establecidos originariamente tanto  para las empresas ordinarias como para las denominadas Centros  Especiales de Empleo (con al menos un 70 por ciento de personas con  discapacidad igual o superior al 33 por ciento en sus plantillas).  

Para estas últimas, el tiempo mínimo requerido será de 1.095  días.

El resto de las medidas previstas en el decreto se mantienen como  hasta ahora, con un desarrollo que ha permitido la contratación  indefinida de 33.732 trabajadores a través de más de 105 millones de  euros en ayudas públicas.

Los incentivos autonómicos a para la contratación de carácter  indefinido da prioridad a las pymes, las mujeres, los menores de 30  años y los colectivos con mayores dificultades para acceder a un  puesto de trabajo (parados de larga duración, mujeres víctimas de  violencia doméstica, personas con discapacidad, ex reclusos,  drogodependientes rehabilitados, usuarios del Programa de  Solidaridad, inmigrantes y minorías étnicas).

Con carácter general y para todo el territorio andaluz, se  establecen ayudas de entre los 3.000 y los 4.750 euros por cada  contrato indefinido. No obstante, el decreto prevé mecanismos para  discriminar positivamente a las microempresas y a aquellos sectores  de actividad en los que las mujeres se encuentren poco  representadas.

Para que las empresas puedan acceder a los incentivos, el decreto  establece, como requisito imprescindible, que el trabajador  contratado haya culminado un itinerario de inserción, orientación y  formación profesional a través del Servicio Andaluz de Empleo (SAE).  Antes de contratar a los beneficiarios, las empresas deben haber  cursado su oferta a través de este servicio público.

En el caso de las pymes, se fija la condición de que al menos el  50% de la plantilla tenga carácter estable tras la incorporación de  los nuevos trabajadores. Este límite se eleva hasta el 80 por ciento  para las empresas con más de 250 empleados, que también podrán  acogerse a las ayudas si las nuevas contrataciones logran reducir la  temporalidad en un 50 por ciento.

Con el fin de garantizar la seguridad laboral, el decreto también  excluye explícitamente del régimen de incentivos a aquellas empresas  que hayan sido condenadas judicialmente o sancionadas por faltas muy  graves en prevención de riesgos y por prácticas de discriminación  laboral contra las mujeres.

Dentro de este marco regulador, se establecen cuatro grandes líneas  de incentivos: ayudas a empresas de menos de 250 trabajadores,  programas de fomento de la estabilidad laboral en empresas de más de  250 empleados, apoyos a la transformación de contratos temporales en  indefinidos y medidas en las áreas de intervención preferente.

La primera de estas líneas destina ayudas de 4.750 euros para  aquellas empresas de hasta diez trabajadores que contraten a mujeres,  jóvenes menores de 30 años o colectivos definidos como vulnerables.  Estos incentivos son de 4.250 euros por contrato en entidades de  entre 11 y 50 trabajadores y de 3.000 euros en aquellas cuyas  plantillas se sitúen entre 51 y 250 empleados.

CONTRATACIONES A MUJERES

En el caso de las contrataciones a mujeres, se da prioridad a  aquellos sectores en los que tienen escasa representación, como el  industrial, la construcción o los transportes. También se presta  especial atención a la incorporación o reincorporación al trabajo  tras periodos de maternidad o atención a personas dependientes.  Respecto a los jóvenes menores de 30 años, las prioridades se centran  en los sectores industrial, audiovisual, medioambiental, de servicios  a las empresas, nuevas tecnologías y atención social.

El segundo de los cuatro bloques de incentivos, para empresas con  más de 250 trabajadores, se canaliza a través de contratos-programas  con la Consejería de Empleo. En ellos se recogen tanto las ayudas que  se concedan como las políticas activas complementarias necesarias  para fomentar el empleo estable.

En cuanto a los incentivos para favorecer la transformación de  contratos temporales en indefinidos, el decreto prevé una cuantía de  3.000 euros para colectivos vulnerables y para mujeres y menores de  30 años en aquellos sectores con mayor índice de temporalidad, como  la hostelería, el comercio y la construcción.

  • 1