domingo, 17 marzo 2019
21:35
, última actualización
Economía

La Junta suma 161 rescates de compañías sin liquidez

En once meses ha librado 113 millones de euros en ayudas de auxilio

el 14 nov 2009 / 21:16 h.

Soler, en septiembre de 2008, visitando la primera empresa con problemas de liquidez rescatada por la Junta, el grupo TPM.

Es solvente y rentable aunque, debido al cierre del crédito por parte de la banca, se encuentra con problemas de liquidez para afrontar los pagos y mantener la actividad. No vive de las ayudas públicas, su viabilidad no ofrece margen a la duda y cuenta con una sólida posición de mercado. Se encuadra principalmente en el catálogo de las pymes, aunque también alguna que otra presume de grande, y está dispuesta a afrontar una revisión interna para que los agobios de dinero no se repitan. Se trata, en suma, del perfil de la empresa andaluza salvada por las arcas de la Administración autonómica.

En efecto, en los últimos once meses -desde noviembre de 2008 hasta finales de octubre pasado- la Junta de Andalucía ha prestado socorro financiero por valor de 113 millones de euros a 161 compañías ubicadas en la comunidad, un salvamento que ha permitido mantener 9.118 empleos, según el balance elaborado por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa .

Aunque ese tipo de ayudas de auxilio fue concebido hace ahora un año, en septiembre de 2008 se estrenó ya en Almería por el entonces consejero de Agricultura, Martín Soler, el hoy titular de Innovación.

No era, ni mucho menos, una sociedad vinculada a la actividad inmobiliaria, sino una compañía puntera en la industria de plásticos para invernaderos y con 150 millones de euros de facturación al año. No obstante, la crisis económica y el portazo de los bancos habían agotado los recursos de la caja para atender los pagos a sus proveedores. Era la empresa Inversiones Plásticas TPM.

Rapidez. El rescate se produjo en tiempo récord, dos semanas desde que los directivos del grupo contaron el problema de liquidez a la Junta y ésta arbitró, si bien con carácter excepcional, una inyección de 1,5 millones. Y aquí se resume la esencia de la ayuda.

Así, ésta ha de ser rápida porque urgente es el agobio de la empresa que se encuentra sin dinero en la tesorería -la Consejería tarda una media de 35 días para resolver la solicitud- y la falta de liquidez ha de ser transitoria -se dispensa un préstamo por parte del Ejecutivo o una garantía para obtenerlo en la banca-.

En este tiempo, las pymes han sido la masa en la estrategia de rescate. Sin embargo, aunque el departamento de Martín Soler no da nombres -argumenta que así se evitan más estigmas sobre las firmas que reclaman auxilio-, también ha habido renombradas marcas de la agroindustria, entre ellas bodegas del Marco de Jerez.

En cuanto al incentivo solicitado, el balance de la Consejería indica que el 32% corresponde a la industria, un 27%, al sector de la construcción, el 26%, al de los servicios y, por último, el 15%, al de la agroalimentación. Y este reparto da a entender que las empresas de la agroindustria son las que menos estarían sufriendo las ausencias de liquidez derivadas de la crisis económica.

De los 113 millones de euros liberados hasta el momento, 87 han partido de Innovación y 24, de la Consejería de Agricultura y Pesca, si bien todos los dineros son administrados por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, IDEA.

El departamento de Soler dispondrá en 2010 de un fondo propio para aportar liquidez a compañías andaluzas, que vendrá dotado con 204 millones. La crisis dará muchos más sobresaltos el año que viene.

  • 1