domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Local

La madre que denunció al juez Serrano pide ser indemnizada por tener que ir en coche al juicio

el 03 dic 2011 / 10:43 h.

TAGS:

La madre que denunció al juez de Familia de Sevilla Francisco  Serrano por modificar el turno de custodia de su hijo de 11 años de  edad para garantizar su salida como paje en una cofradía de la  'Madrugá' sevillana ha solicitado ser indemnizada por el gasto que le  supuso tener que trasladarse en su propio vehículo desde Sevilla  hasta Granada, donde se celebró el pasado mes de octubre el juicio  contra el magistrado.

En un escrito elevado a la Sala de lo Penal del Tribunal Superior  de Justicia de Andalucía (TSJA), al que ha tenido acceso Europa  Press, el abogado de la denunciante relata que ésta "compareció como  testigo" citado por la Sala el día 4 de octubre de 2011, "por lo que  reclama la indemnización prevista por el Servicio de Justicia de la  Junta de Andalucía".  

A esto añade que, para acudir a Granada para prestar su  declaración, "utilizó su vehículo particular desde su residencia  habitual en Sevilla, lo que declara bajo juramento". Hay que recordar  que la madre del menor de edad denunció al juez Francisco Serrano,  que finalmente fue condenado por el Alto Tribunal andaluz a dos años  de inhabilitación por un delito de prevaricación culposa.  

EL TSJA RECHAZA INDEMNIZARLA

Pues bien, la Sala de lo Penal, por medio de una diligencia de  ordenación consultada por Europa Press, ha rechazado abonar la  indemnización al argumentar que no fue solicitada "en su momento,  cuando acudió a declarar", por lo que le insta a pedir la referida  indemnización a la Delegación Provincial de la Consejería de  Gobernación y Justicia de la Junta, "que es la encargada de abonar  dicha indemnización".

Fuentes del caso consultadas por Europa Press han criticado que  esta mujer "diga que fue como testigo al juicio, cuando fue la que  denunció" al magistrado dando lugar al proceso judicial en su contra,  y han recordado que ninguno de los testigos de este procedimiento ha  pedido indemnización por el traslado a Granada, como son el padre y  el abuelo del menor -que han ido a Granada "al menos dos veces"-;  sus respectivos abogados; la fiscal, tres funcionarias y la  secretaria del Juzgado de Familia donde trabajaba el juez imputado.  

El pasado viernes, se conoció que la Fiscalía del Tribunal Supremo  (TS) ha desistido de presentar un recurso de casación para solicitar  la absolución del juez, todo ello a pesar de que la Fiscalía Superior  de Andalucía interesó inicialmente la interposición de un recurso  ante el TS para pedir la referida absolución.  

CAMBIO DE POSTURA DE LA FISCALIA

En su escrito de acusación, el Ministerio Público pidió  inicialmente para el magistrado diez años de inhabilitación y el pago  de una multa de 5.400 euros por un delito de prevaricación, pero, una  vez en el juicio, decidió modificar sus conclusiones provisionales y  pedir la absolución del juez, pues éste dictó su resolución de una  manera "imprudente o negligente" aunque no "dolosa", ya que no  existen pruebas de que cometiera el delito por el que está acusado.  

Para la Fiscalía, el magistrado "debía y podía" haber realizado  determinadas pruebas, que "obvió sin la suficiente consistencia",  antes de decidir la prórroga de la custodia en un día y medio para el  padre del niño, de 11 años. Así, según su criterio, en este asunto  "existen dudas razonables" acerca de los indicios de criminalidad de  la actuación del juez, del que "no se ha podido acreditar que actuara  en connivencia con nadie" ni que dictase la resolución más allá de la  frontera de la justicia.

Una vez el Ministerio Público ha decidido desistir de su recurso  de casación, aceptando de este modo la condena impuesta al  magistrado, el Tribunal Supremo deberá pronunciarse sobre los  recursos de casación interpuestos tanto por la representación  procesal del imputado, que solicita su libre absolución, como por el  abogado de la denunciante y madre del menor de edad, que solicita que  se le inhabilite por espacio de 20 años.

  • 1