Local

La mala suerte tocó a San Juan

El barrio Bajo del municipio está consternado por la trágica muerte de una vecina.

el 25 may 2012 / 20:08 h.

TAGS:

La Policía mantuvo el lugar de los hechos acordonado toda la mañana en busca de pruebas.

Todo el mundo la conocía. Concepción Barreiro era natural de San Juan de Aznalfarache y llevaba toda la vida viviendo en este municipio. Por eso, ayer todo el barrio estaba consternado y no daba crédito a lo que había ocurrido. "Qué mala suerte", "qué desgracia", eran algunas de las expresiones que más se escuchaban entre los vecinos que se acercaron hasta la calle Antonio Machado y que se confundían con la decena de medios de comunicación que acudieron a cubrir la noticia.

La noticia se extendió rápidamente, pues los vecinos se lo fueron comunicando unos a otros. Y es que Concha, como la conocían, murió a escasos metros de su casa. "¿No te has enterado? Han matado de un tiro a Concha, la hija de Amparo", le decía un vecino a otro, de ya cierta edad, que subía la calle moviendo la cabeza, como negándose la evidencia. "Estuve hablando con ella a las 7.30 horas", decía otro al pasar junto a la prensa y un grupo de vecinos, sin querer ni siquiera pararse.

Algunas mujeres hablaban de ella con lágrimas en los ojos, nerviosas, casi sin pararse con las bolsas de la compra en las manos. "Es que podíamos haber sido cualquiera de nosotros", comentaba una de ellas con un hombre que asentía con la cabeza. Y por eso, y porque esa misma sucursal ya fue atracada, pedían más seguridad en el municipio. Otros no olvidaban la escena del tiroteo, ha sido "una película del oeste", con varios disparos, pues los testigos coincidían en que se oyeron más de seis detonaciones. "Yo al principio creía que eran petardos, más ahora con el Rocío, hasta que ya escuché jaleo y me asomé", afirma el propietario de un bar cercano, que asegura que "se escucharon siete u ocho disparos".

Él conocía a Concha porque "todos los fines de semana venía a comprar churros para su hijo", que tiene 31 años y es tetrapléjico, "además la veía pasar todos los días cuando iba a ser sus compras". Ella era "la que tiraba del carro en su familia", pues además de su hijo, "tenía a su madre, Amparo, de casi 90 años y, aunque la mujer tenía su piso, era ella la que la cuidaba". Además, su marido "también está perdiendo la vista por la diabetes". "Ha sido un dolor, una desgracia", afirma Encarnación García, una vecina que la conocía desde niña, "y hasta nos quedamos embarazadas por primera vez al mismo tiempo. Ella tuvo complicaciones en el parto y el niño nació con problemas por sufrimiento fetal".

Precisamente, los vecinos no sólo estaban dolidos por la muerte de Concha, sino que todos pensaban en su hijo. "¡Qué lástima!", decía una mujer, que se preguntaba si ahora la familia tendría algún tipo de ayuda social. El chico, de hecho, había acudido como cada mañana al centro de día donde era atendido y hasta allí se desplazó un psicólogo para comunicarle el fallecimiento de su madre.

La familia de la víctima también tuvo que ser atendida por psicólogos, debido a lo impactante de la noticia, en especial a la madre de Concepción, pues la mujer tiene cerca de 90 años, y la hija. Sobrinos y primos de Concha acudieron hasta su casa, donde estaba su marido, destrozado, y su hija para arroparles.

  • 1