sábado, 17 noviembre 2018
11:29
, última actualización
Local

La mano derecha de Viera, en el círculo de Alaya

Díaz no es un socialista raso: procedía de las filas sindicales y estaba en el puente de mando del PSOE de Sevilla

el 20 jun 2012 / 20:38 h.

TAGS:

Ramón Díaz tomó su acta de diputado en febrero de 2011. El caso de los ERE acababa de estallar y alcanzar dimensión regional. Ya entonces el PP apuntó su tiro político contra Díaz y su nombramiento por su cercanía a esta trama. El PSOE se revolvió y lo defendió con uñas y dientes. El socialista que salió de las filas de UGT y fue un estrecho colaborador del exconsejero José Antonio Viera lleva desde entonces defendiéndose. El PSOE hace ya meses que dejó de defenderlo.


La Guardia Civil deja lugar a pocas dudas. Al parecer apunta a notas manuscritas de Díaz dando indicaciones sobre determinados Expedientes de Regulación de Empleo. El imputado nunca tuvo un cargo directivo en el organigrama de la consejería de Empleo. Su firma no figura en ningún papel pero sus actuaciones en la consejería fueron objeto de sospecha para la Fiscalía Anticorrupción, que hace ya un año pidió indagar sobre sus responsabilidades. El exdiputado socialista estaba contratado como asesor a través de la Faffe (Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo), uno de esos entes públicos creados en la llamada administración paralela de la Junta. El testimonio de otros trabajadores señala que estaba en el círculo más estrecho del exconsejero y de los exdirectores generales y que daba órdenes sobre los expedientes.


Díaz no es un socialista raso. Procedía de las filas sindicales y estaba en el puente de mando del PSOE de Sevilla. Sigue siendo una persona del círculo de confianza de Viera y dirigiendo una de las agrupaciones más poderosas de la capital, la de Alcosa, Este y Torreblanca. Cuentan que Díaz fue el detonante de la sonada ruptura entre Susana Díaz, hoy consejera de la Presidencia, y el exconsejero de Empleo y dirigente del PSOE sevillano. Viera peleó porque Díaz entrara en la Diputación Permanente el pasado diciembre. Así lo blindaba frente a la jueza Alaya, pues hubiera seguido siendo aforado. A Viera le pararon los pies. Algo sabrían en San Vicente.

  • 1