Local

La muerte de civiles crece un 21% en Afganistán hasta julio

1.271 personas pierden la vida en ataques talibanes y acciones de la OTAN.

el 10 ago 2010 / 19:12 h.

TAGS:

Soldados estadounidenses transportan a un herido en un helicóptero en Kabul.

La violencia en Afganistán no deja de crecer. Sólo en el primer semestre de 2010 fallecieron 1.271 civiles a causa del conflicto, según un informe difundido ayer por la misión Unama de la ONU, que atribuyó la mayoría de las muertes a la insurgencia. La cifra representa un aumento del 21% con respecto a las bajas mortales entre la población registradas en el mismo periodo de 2009.

"En términos humanos, durante los últimos seis meses, 3.268 civiles han muerto o resultado heridos en este conflicto", afirmó el jefe de la misión de la ONU en Afganistán, Staffan de Mistura, en la rueda de prensa de presentación del informe.

Los talibanes y otros grupos insurgentes mataron a 920 personas (72% del total), mientras que las tropas afganas e internacionales acabaron con las vidas de 223 civiles (18%) y otras 128 muertes quedaron sin saber quién fue el culpable.
De las muertes atribuidas a los insurgentes, que subieron un 48% respecto al mismo semestre de 2009, al menos 374 personas perdieron la vida por explosiones de artefactos, mientras que 183 perecieron en ataques suicidas y otras tantas en asesinatos y ejecuciones. Los insurgentes, que están presionando duramente para imponer su ley en Afganistán, recurrieron más al empleo de artefactos explosivos, "más grandes y más sofisticados", dijo la Unama, que también describió un aumento del 95% en el número de civiles asesinados y ejecutados.

Según el informe, en el primer semestre del año aumentó un 55% el número de niños muertos o heridos a manos de los insurgentes, a quienes la Unama pidió que retiren "todas las órdenes o llamamientos al asesinato de civiles". "Los niños y mujeres afganos están sufriendo cada vez más lo peor de este conflicto. Están muriendo más que antes en sus casas y comunidades", lamentó De Mistura.

En contraste, bajaron un 29% respecto al primer semestre de 2009 las muertes entre la población atribuidas a las tropas extranjeras y afganas, según la Unama, que atribuyó el descenso a la aplicación progresiva de las directivas tácticas de la ISAF para reducir las bajas civiles. Primero Stanley McChrystal, destituido en junio al mando de las tropas internacionales en el país, y luego su sucesor, David Petraeus, han impulsado restricciones a la hora de entablar combates o dar luz verde a bombardeos. Aunque los bombardeos aéreos siguieron siendo la principal causa de muertes atribuidas a las tropas internacionales en el semestre pasado, con un total de 69 fallecidos, supone una disminución del 64% respecto a 2009.

Poco después de conocerse los datos de la Unama, al menos dos personas murieron en un ataque suicida perpetrado por dos insurgentes con chalecos explosivos a las puertas de un edificio que aloja a miembros de una compañía de seguridad en Kabul, informó a Efe una fuente policial.
El agente Sayed Abdul Ghafar Sayedzada, de la Policía de Kabul, explicó que los atacantes hicieron estallar la carga explosiva que portaban a la entrada del complejo, en el barrio de Taimani. En el ataque dos conductores contratados por la compañía de seguridad perdieron la vida y un guarda resultó herido en el doble ataque mortal.

  • 1