lunes, 22 abril 2019
19:29
, última actualización
Local

La nueva 'hoja de ruta' de la Gran Sevilla

El Gobierno andaluz aprobará antes de fin de año el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus), un documento en el que se dibuja el futuro desarrollo socioeconómico, medioambiental y de transportes de la corona metropolitana.

el 15 sep 2009 / 18:16 h.

El Gobierno andaluz aprobará antes de fin de año el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus), un documento en el que se dibuja el futuro desarrollo socioeconómico, medioambiental y de transportes de la corona metropolitana.

Así, el Potaus autoriza 69 áreas de oportunidad (27 más de las previstas antes del periodo de alegaciones), entre las que se incluyen 18 proyectos de carácter empresarial y comercial y una oferta residencial de 54.800 viviendas, de las que más de la mitad serán protegidas. Para entender su importancia, no hay más que hacer un ejercicio de memoria y analizar cómo se ha ido desarrollando el área metropolitana desde los años ochenta.

Hasta ahora, los intentos de la Administración autonómica de aplicar criterios de racionalidad al crecimiento de la corona han resultado baldíos. El resultado es conocido por todos: cada municipio se ha desarrollado como ha considerado oportuno y ha terminado por configurar un paisaje saturado de urbanizaciones y huérfano de las infraestructuras necesarias para evitar el deterioro de la calidad de vida. Este modelo es ya insostenible y queda bien representado en casos como el de San Juan o el de Castilleja de la Cuesta, con los suelos ya agotados.

Con la aprobación del Potaus, se intenta evitar la reedición, sobre todo en el segundo anillo de la corona, de viejos errores que están a la vista de todos. No se trata, como dijo ayer el consejero de Ordenación del Territorio, Juan Espadas, de crear un "mapa de expectativas", sino del establecimiento de una "hoja de ruta de proyectos reales". Y como tal, aporta dos factores de relieve en tiempos como los actuales: da seguridad jurídica a quienes apuestan por proyectos inversores, pues ofrece la garantía de un documento avalado por la Junta, y certifica que el futuro crecimiento de la Gran Sevilla estará controlado por los poderes públicos y dejará de estar sujeto a los intereses particulares de cada municipio.

  • 1