Local

La ONU aprueba nuevas y más duras sanciones contra Irán

La resolución autoriza el abordaje de barcos y aviones con cargas sospechosas.

el 09 jun 2010 / 19:09 h.

TAGS:

Miembros del Consejo de Seguridad de la ONU llevan a cabo la votación sobre la imposición de las sanciones.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer una nueva ronda -y más dura- de sanciones contra Irán por su negativa a detener el enriquecimiento de uranio y abrir por completo su programa nuclear a la supervisión internacional, dado que se sospecha que Teherán está intentando fabricar armas atómicas.


La resolución, auspiciada por Estados Unidos, contó con el apoyo de 12 de los 15 miembros del máximo órgano de la ONU en materia de seguridad, incluidos los cinco permanentes, mientras que Brasil y Turquía votaron en contra y el Líbano se abstuvo.


La nueva resolución incluye la posibilidad de abordar los barcos y aviones iraníes con cargamentos sospechosos. También, establece nuevas restricciones a las operaciones de los bancos de la República Islámica fuera del país, y aumenta escrutinio de las transacciones de todas las entidades financieras del país. El Consejo de Seguridad además acordó endurecer el embargo de armas a Teherán y sancionar a 15 empresas controladas por la Guardia Revolucionaria.


Tras esta decisión, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que la ONU envía un mensaje "inequívoco" a Irán para que renuncie a sus actividades de enriquecimiento de uranio, y precisó que las sanciones son las "más exhaustivas" hasta ahora impuestas contra el régimen del presidente Mahmud Ahmadineyad y cuentan con un "amplio apoyo internacional", incluido el de Rusia y China. "Nos aseguraremos, junto a nuestros socios y aliados, de que estas sanciones se ponen en práctica de manera escrupulosa", aseguró el presidente estadounidense tras el voto en el Consejo de Seguridad, de la resolución 1.929.


Ahmadineyad desafió a la ONU y comparó las nuevas sanciones contra su país con unas "moscas latosas" y aseguró que Irán se mantendrá firme. "Nos caen sanciones por todos los lados, pero éstas son para nosotros como unas moscas latosas", dijo Ahmadineyad durante un encuentro con la comunidad iraní en Dushambé, la capital de Tayikistán, donde asistió a un foro sobre el uso racional del agua en Asia Central. Y agregó: "Tenemos paciencia, hemos aguantado muchas cosas y también resistiremos esta vez".


Mientras, Brasilia y Ankara, que apoyan a Irán, consideraron que las nuevas sanciones son contraproducentes y que se debe dar más tiempo a la diplomacia. "No creemos que las sanciones sean un instrumento efectivo en este caso, ya que los más probable es que causen el sufrimiento del pueblo iraní", explicó la embajadora brasileña ante la ONU, María Luiza Ribeiro Viotti.


Sin embargo, otros miembros del Consejo de Seguridad sí consideraron que se le han dado amplias oportunidades al régimen iraní para disipar las dudas de la comunidad internacional. Así, la embajadora de EEUU ante la ONU, Susan Rice, señaló que "Irán ha tenido numerosas oportunidades de verificar que su programa nuclear tenía una finalidad pacífica", pero no lo ha hecho. Asimismo, se refirió al acuerdo entre Brasil y Turquía con Ahmadineyad, para señalar que ambos países "han trabajado mucho para progresar y ese documento refleja buenas intenciones", pero agregó que todavía hay "numerosas cuestiones a las que no responde". La responsable de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, recordó que las sanciones "no son el último paso o la solución final". Otro de los países que se mostró firme contra los planes nucleares fue Rusia y un portavoz explicó que este pasa "supone una determinada señal a Irán de que los problemas relativos a su programa nuclear necesitan solución".

  • 1