sábado, 16 febrero 2019
17:47
, última actualización
Cultura

La Orquesta Barroca saca pecho y confía en el futuro

Los responsables de la OBS redoblan esfuerzos para salvar al conjunto.

el 30 may 2010 / 19:11 h.

Ventura Rico y Nicolás Basarrate guían el futuro de la Orquesta Barroca.

Afirma el cofundador de la Orquesta Barroca de Sevilla (OBS) que "ha llegado la hora de pasar la página de los lamentos". ¿Significa eso que la suerte del segundo conjunto clásico más importante de la ciudad ha cambiado de la noche a la mañana? En absoluto. El horizonte sigue siendo incierto. Pero sus responsables miran con cierto optimismo los próximos meses, un tiempo decisivo para verificar la viabilidad económica de un proyecto que, a nivel interpretativo, no ha hecho más que puntuar en los más altos peldaños.

Por parte de ellos no va a quedar. La última apuesta se llama Nicolás Basarrate, secretario técnico de la OBS, y recién aterrizado en la ciudad para trabajar mano a mano. Su generoso curriculum y su impactante don ejecutivo permitirán a la orquesta sevillana llamar a todas las puertas posibles. Todo con una doble finalidad, además de la puramente cultural, otra de tinte económico: "Tenemos un compromiso social con los músicos, la OBS se nutre de artistas freelance y nos sentimos en la obligación de darles trabajo", asegura Basarrate.

Tras el sorprendente -por inesperado- cierre de grifo de Cajasol, la Orquesta Barroca ha visto como el acariciado sueño de una temporada estable se volvía a caer. Tampoco es posible simultanear conciertos en Sevilla, Madrid y Barcelona tal y como tenían planteado y presupuestado. Sin embargo aseguran que "no todo está perdido; estamos valorando fórmulas que nos permitan acceder a estas ciudades y a otro tipo de patrocinios".

Por el momento el conjunto ha reducido al máximo su estructura profesional. Sólo Nicolás Basarrate y Guillermo Peñalver (éste en calidad de archivero) trabajan para la OBS: "Menos es imposible porque no estamos dispuestos a convertirnos en una orquesta de bolos", asegura Ventura Rico.ç

Entonces, ¿dónde está la buena noticia? A día de hoy está podría resumirse en la voluntad de esfuerzo. La toalla no se ha arrojado. "Vamos a inundar España entera de propuestas", dice Rico. Fruto de ello es un primer contacto con la potente distribuidora Primusic, interesada en asumir el proyecto de la OBS con el objetivo de situarles en los máximos escenarios posibles.

En otro flanco, La Caixa también ha mostrado su aprecio por la formación, lo que habrá de traducirse, previsiblemente, en una especial atención hacia ésta cuando el CosmoCaixa sevillano vea la luz. Y mientras tanto los dossieres con las propuestas van y vienen: "Hemos enviado nuestro proyecto de viabilidad al PP municipal y en breve también se lo haremos llegar al PSOE", indican. No está en su ánimo "politizar" a la orquesta, pero no miran mal a quienes piensen tenderle una mano.

Con el consistorio hispalense mantienen una buena relación aunque su apoyo no es suficiente para garantizar una presencia rotunda de la OBS en la ciudad. En la "quijotesca" aventura de reflotar el barco, Ventura Rico y Nicolás Basarrate no pasan por alto la autocrítica: "No hemos sido capaces de vender fuera nuestros conciertos", confiesan.

Haciendo acúmulo de promesas de esfuerzo y dado que en casa nadie parece tener los 200.000 euros que costaría brindar a la Sevilla Ciudad de la Música una segunda orquesta estable, desde la OBS han creído, una vez más, que los tiempos de crisis también lo son de oportunidades. Cuestión de echar el lazo. Ojalá en 2011 su futuro esté respaldado, además de con aplausos, con dinero.

  • 1