martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Deportes

La pantomima de la venta duró lo que unos Sanfermines

el 16 jul 2010 / 14:17 h.

 -->--> -->

Apenas lo que duran unos  sanfermines, del 7 al 14 de julio, es lo que ha durado la última pantomima de Manuel Ruiz de Lopera, que el pasado miércoles 7 dio el chupinazo anunciando una venta que nadie se creyó y el miércoles 14 escuchó el ‘pobre de mí’ cantado por  Mercedes Alaya y los abogados de los grupos de la oposición, que solicitaron a la jueza una serie de medidas cautelares que ésta ha concedido hoy viernes 16 de julio de 2010 (fecha para los anales en la historia del Betis) por las serias dudas que levanta la gestión del imputado al frente del club.

El navarro Luis Oliver, por lo tanto, ya no pinta nada en el Betis: se ha perdido la semana grande en su tierra y ha perdido el tiempo lastimosamente en Sevilla tratando de engatusar a los béticos.  Ha sido cómplice de Lopera en toda esta pantomima y que no venga a contar ahora a nadie que lo han engañado (a él y a sus socios fantasmas) porque sabía bien dónde se metía cuando entraba en las oficinas de Jabugo.

Ahora es el momento de los béticos, de arrimar el hombro y de ir todos a una para reconstruir una sociedad podrida en lo social y arruinada en lo económico por 18 años de dictadura loperista. El propio Lopera, ante la jueza, reconoció en su declaración su gran fracaso al frente del Betis al anunciar que la situación actual es “calamitosa” y que deja en pañales la que él cogió en 1992. Su nefasta gestión ha conducido a ello, pero con el beticismo no hay quien pueda. Ni Lopera ni mil oliveres que se juntasen.

 

 

  • 1