lunes, 22 abril 2019
10:09
, última actualización
Economía

La pequeña complejidad legal de la nueva Cajasol

Martínez Aguayo acordará con José María Barreda el sí a la integración de la entidad sevillana y Caja de Guadalajara

el 01 feb 2010 / 21:53 h.

José Luis Ros, Carmen Martínez Aguayo y Antonio Pulido, ayer, en Sevilla.

Una fusión relativamente sencilla y que sólo tiene una complejidad, armonizar las legislaciones de cajas de ahorros de Andalucía y de Castilla-La Mancha que permita a sus respectivos gobiernos dar la bendición al matrimonio de Cajasol y Caja de Guadalajara.

Los presidentes de ambas entidades financieras, Antonio Pulido y José Luis Ros, presentaron ayer a la consejera andaluza de Economía, Carmen Martínez Aguayo, el protocolo de tal fusión, que en el plazo de un mes será concretado en un proyecto que, previo informe del Banco de España, tendrá que ser aprobado tanto por el Ejecutivo de José Antonio Griñán como el de José María Barreda.

Así lo disponen la normativa castellano-manchega -el artículo 8.3 lo dice expresamente, siendo una ley de 1997- y la andaluza, recientemente reformada para hacer posible la unión de Unicaja y Cajasur y que, de paso, reguló las fusiones interregionales para que, así, tuvieran que contar con el visto bueno preceptivo de la Junta de Andalucía. En ambos casos, además, se especifica que las administraciones regionales se han de poner de acuerdo.

Martínez Aguayo recordó que no hay normativa específica de rango nacional que pormenorice qué cabe hacer con los enlaces entre dos cajas de distintas comunidades, de ahí que se requiera ese mutuo acuerdo entre Andalucía y Castilla-La Mancha.

Sintonías. Ya se han establecido los contactos entre los dos ejecutivos, y la consejera confió en que no surjan diferencias al respecto. No se esperan, de hecho, porque esta operación de Cajasol y Caja de Guadalajara cuenta con el respaldo unánime de sus consejos de administración, que, como matizó Ros, "son muy plurales", al sentarse miembros de muy diversas tendencias políticas. Al margen de que ambas comunidades estén gobernadas por los socialistas, aquí cabe recordar el estratégico guiño que se le ha hecho al PP castellano-manchego, al ofrecérsele una vicepresidencia no ejecutiva en el seno del consejo de la caja fusionada.

Y si vienen más... Por lo demás, Martínez Aguayo manifestó su satisfacción por el camino que han iniciado Cajasol y Caja de Guadalajara y reiteró su respaldo a cualquier nueva operación adicional que quieran emprender tanto éstas como el resto de entidades radicadas en la región siempre y cuando forjen un proyecto viable económica y financieramente y, además, se realicen en clave andaluza.

El protocolo será hoy presentado a Barreda y su consejera de Economía.

Desde esta misma semana, el comité de integración de ambas cajas de ahorros comenzará a reunirse para abordar la fusión, según anunció Antonio Pulido, quien reiteró que se acometerá en tiempo récord pero con la prudencia debida en este tipo de operaciones, que no se necesitarán ayudas públicas y que el impacto laboral será mínimo por cuanto no hay solapamiento de las redes de oficinas de Cajasol y Caja Guadalajara. De nuevo lanzó su mensaje de que es una operación abierta y flexible.

  • 1