miércoles, 24 abril 2019
17:21
, última actualización
Local

La plantilla fuerza una huelga ante los recortes de Tussam

Tras la primera reunión, convocan paros el 22 de febrero y el 12 y 26 de marzo.

el 11 feb 2010 / 16:47 h.

TAGS:

Los trabajadores se echaron ayer a la calle para exigir que conserven todos los empleos y que Tussam siga siendo pública.

La plantilla de Tussam ha optado por tensar la cuerda en la negociación del plan propuesto por la empresa para resolver su delicada situación económica y ha convocado tres jornadas de huelga para los días 22 de febrero y 12 y 26 de marzo, Viernes de Dolores. Para los trabajadores, que se manifestaron ayer durante tres horas, hay dos cuestiones "innegociables": que se garanticen todos los empleos y que el servicio siga siendo público. Pese a la amenaza de paro, el vicepresidente de Tussam, Guillermo Gutiérrez, aseguró que la negociación seguirá adelante.

Prescindir de los 140 trabajadores que tienen contratos eventuales y mantener la licitación de un concurso público para las empresas interesadas en prestar el servicio de transporte en la ciudad fueron algunas de las propuestas que Tussam puso sobre la mesa el miércoles -primer día de negociación- y que no han gustado nada a los trabajadores, que consideran esta última cuestión como una "amenaza" que ha motivado su decisión de ir a la huelga "en justa correspondencia". Así lo explicaba ayer el secretario de CCOO en Tussam, Miguel Pereira, que defendió, en cambio, que todos los sindicatos están "dispuestos a negociar" e incluso a "buscar modalidades de contrato" alternativas a fin de evitar recortes en la plantilla.

Tussam acumula una deuda de 120 millones y la falta de ayuda por parte de la Junta de Andalucía ha obligado al Ayuntamiento a asumir en solitario un proceso que supondría también la congelación salarial y la reducción de algunas bonificaciones recogidas por convenio. Sin embargo, la plantilla recela de las intenciones de la empresa y teme que lo que "nos venden como una externalización de los servicios" sea "el primer paso para presentar la quiebra", como señalaba ayer Emilio Cubero, representante sindical del SITT.

La empresa, por su parte, considera esta convocatoria de huelga "un daño innecesario para los ciudadanos" aunque, aseguró ayer Guillermo Gutiérrez, "no supondrá una ruptura de las negociaciones". Al vicepresidente de Tussam este anuncio le ha pillado por sorpresa ya que, dijo, durante la reunión del miércoles sólo se le comunicó la intención de poner en marcha un calendario de movilizaciones.

El 24 de febrero es el día fijado para el próximo encuentro entre las dos partes y, hasta entonces, los trabajadores seguirán buscando alternativas para hacer viable la empresa, que lleva años pidiendo créditos para poder hacer frente a las nóminas. Entre sus propuestas están la reestructuración de las líneas "acorde con las necesidades actuales de la ciudad" y llevarlas hasta polígonos y barrios que las vienen demandando o prestar servicios a otras empresas públicas. Para los sindicatos, la implicación de la Junta es vital para salir de esta crisis y demandan "un sistema de viabilidad de futuro" y no un mero "parche".

Protestas. Mientras llega el acuerdo, las centrales sindicales presentes en Tussam (CCOO, SITT, ASC y CGT) pretenden llevar a cabo un calendario de protestas como la que protagonizaron ayer unas 500 personas -según datos de la Policía Nacional- que se manifestaron "en contra de la privatización y la destrucción de empleo" en Tussam. Los trabajadores -que elevaron a mil el número de manifestantes- partieron del Parlamento de Andalucía y recorrieron la Alameda de Hércules para concluir frente al Ayuntamiento. La marcha, que se desarrolló sin incidentes, obligó a cortar dos horas el tráfico en Resolana así como a limitar el recorrido de las líneas 13 y 14.


  • 1