viernes, 16 noviembre 2018
13:28
, última actualización
Local

"La protesta contra la reforma laboral del PP es el 25-M no el 29-M"

El líder de IU afronta la última recta de la carrera electoral como si el candidato socialista ya se hubiera retirado. Cree que su formación es la única que puede frenar la mayoría del PP.

el 19 mar 2012 / 20:30 h.

TAGS:

Valderas descarta la necesidad de hacer recortes al Presupuesto y defiende que basta con evitar el fraude fiscal. / estefanía gonzález

-¿Está siendo en esta campaña más duro con el PSOE?

-Estamos golpeando con dureza todas las políticas de derechas, las de Griñán y especialmente las últimas que ha aprobado el Gobierno de Rajoy. Les damos al mismo nivel a los dos, pero en esta recta final hay una confrontación abierta entre IU y el PP.

-¿Por qué dicen que el PSOE ha tirado la toalla?

-Es así, el PSOE no tiene capacidad para sobreponerse al fracaso de su política y a su crisis interna. A IU no le queda más remedio que coger el testigo. Griñán parece rendido y yo tengo que asumir el papel de pelear por la izquierda para evitar la mayoría absoluta de Arenas. Las encuestas nos garantizan 9 diputados y hay 4 o 5 más que se disputan IU y PP en Almería, Jaén, Cádiz y Córdoba, y puede que uno más en Sevilla. Es un combate cuerpo a cuerpo por los restos, y si IU le quita 4 diputados al PP, le quitamos la mayoría absoluta.

-A IU no le basta con crecer. El derrumbe socialista inutiliza su victoria y les aleja del poder...

-Personalmente, no creo que el hundimiento del PSOE sea bueno para IU ni para la democracia, pero no me corresponde a mí preocuparme por ese partido. Mi obligación es mandar un mensaje al pensamiento de izquierdas para movilizarse contra la mayoría absoluta de la derecha. En el PSOE no pueden, están avergonzados, no tienen crédito ante la sociedad andaluza. Pero es que tampoco son ellos los que disputan ese margen de diputados al PP. ¡Somos nosotros! Los primeros cien días del PP están jugando contra los intereses de nuestra tierra y eso se ve, y se sabe que hay un programa oculto de Arenas. No me creo que las víctimas de la crisis voten a sus verdugos.

-¿Lograr menos de 10 diputados sería un fracaso para IU?

-No, yo siempre me he movido en la horquilla de 7 a 11. Las encuestas dicen que creceremos el 30% del voto y a estas alturas aspiro a más que al principio. Pero es que la ley electoral juega contra IU en Almería, Córdoba, Jaén y Huelva. La ley sólo es cómoda con nosotros cuando la circunscripción pasa de 13 diputados, pero con 11 hay que ser héroes para lograr representación.

-Si Arenas obtiene mayoría absoluta, ¿significa que Andalucía es ya una región de derechas?

-Bueno, no es que Andalucía se haya convertido en una comunidad más de derechas, lo que pasa es que en los últimos años la batalla cultural la ha ganado el pensamiento conservador. La sociedad competitiva, el sálvese quien pueda... todo eso ha situado un pensamiento neoliberal por encima de los valores progresistas. ¿Por qué ha ocurrido esto? Porque hay gente que ha descuidado la casa del pensamiento político. El PSOE andaluz ha cambiado tanto que más que ser socialista ha sido gusano de seda. Cuando estoy en la oposición soy de izquierdas incluso con tintes revolucionarios, y cuando estoy en el Gobierno soy más conservador que el PP.

-Desde la izquierda, ¿hacen autocrítica por el ascenso imparable de la derecha al poder?

-IU no estaba gobernando. Esa responsabilidad tiene que ser de la izquierda que ha gobernado.

-Como oposición también son responsables, siempre han sido alternativa al PSOE y al PP.

-Podemos hacer autocrítica en si no hemos sido capaces de generar suficiente ilusión en la gente, hasta ahí llego, pero en cuanto a las políticas que defendemos no puedo hacer autocrítica porque la gente sabe qué es lo que hicimos estos cuatro años. Presentamos la ley de la renta básica, y el PSOE la retiró del Estatuto, la ley de memoria histórica se nos rechazó y la de vivienda también.

-¿Entendería que los andaluces vayan a votar en masa al PP el domingo y acudan a la huelga general cuatro días después?

-No, no lo entendería, porque una cosa está ligada a la otra. Si la reforma laboral no es rechazada rotundamente en las urnas el domingo, sería un contrasentido que la gente lo hiciera luego en la huelga. La protesta contra la reforma laboral del PP es el 25-M no el 29-M. Estamos ante una pérdida de derechos ganados en conflictos sociales durante 32 años y ante la pérdida del Estatuto de autonomía y de servicios públicos. Los sindicatos se están quedando cortos en su advertencia. Hay un proceso de involución democrática y la reforma laboral es un elemento más. Los trabajadores están obligados a ganar en las urnas a quienes representan la reforma laboral.

-Si la gente vota al PP y va a la huelga, ¿no les estarían diciendo a ustedes: rechazamos la reforma pero no confiamos en PSOE e IU para cambiarla?

-¿Cómo voy a aceptar esa lectura si nos hicieron pasar de uno a 11 diputados en las generales? En ese aspecto siempre quedamos bien por nuestra coherencia. Defendemos la economía social y los intereses de la clase trabajadora. Fuimos coherentes al hacerle una huelga a la reforma laboral de Zapatero y ahora haremos otra. Esto es un debate sobre el papel de la izquierda y yo me estoy peleando con el PSOE por la hegemonía de la izquierda. Necesitamos avanzar para pararle los pies a la derecha, pero también para pararle los pies al PSOE-A. Es que estos no se pueden ir de rositas, la gente no puede entender que digan ahora que harán una cosa, cuando hace dos días gobernaban y no lo hicieron. Griñán dice: mañana voy a hacer el instituto de crédito andaluz, IU lo pidió hace dos años y nos dijeron que no. El PSOE dice: aprobaré la dación en pago. Oiga, lo pedí hace dos años en el Parlamento y me dijeron no.

-¿En qué consejerías les gustarían ser más determinantes?

-Hemos hecho un contrato con el pueblo ante notario. Para nosotros son fundamentales las políticas de ese contrato, las áreas y los sillones de gobierno son de relativa importancia para IU. Para que las políticas reinen hace falta acabar con la mayoría absoluta.

-¿Cree que hay que reorientar las prioridades en los 32.000 millones del Presupuesto andaluz?

-No sólo eso. Hay que alcanzar un gran pacto social con todos los sectores representativos de la sociedad con dos premisas: bajar un 50% la tasa de paro y erradicar el 31% de pobreza. Para esos dos grandes objetivos son insuficientes los actuales acuerdos de concertación social. Esos acuerdos son importantes, pero no todos empujaron hacia adelante.

-¿Cree que los empresarios andaluces no han jugado un papel importante contra el paro?

-No es lo mismo la gran patronal que la economía social. Creemos en los segundos, en el pequeño empresario, como mi mujer, o como mi hijo, que es autónomo. Pero estoy convencido de que la CEA ha fracasado en Andalucía. Después de recoger tantas subvenciones ha sido incapaz de responder desde la fortaleza de un sector empresarial para que no exista esta situación de paro El País Vasco tiene un 10% de paro y Cataluña 15 puntos menos. El modelo de desarrollo productivo andaluz se ha equivocado.

-¿Cuándo se equivocaron? ¿Hace 5 años, 10, hace 20 años?

-Diría que en 1996, desde que Aznar accede al Gobierno, liberaliza el suelo, sitúa el ladrillo como único elemento productivo y Andalucía entra al trapo. Ahí se quiebra un modelo que tendría que haber potenciado nuestros sectores estratégicos. En lugar de eso el PSOE-A apostó por construcción y por litoral.

-Los partidos niegan subida de impuestos, copago sanitario, recortes en políticas públicas. Pero las regiones tienen que hacer un ajuste de 15.600 millones en 2012. ¿Se le está hurtando a los electores información?

-No tiene por qué haber recortes por fuerza. Con una mejor política fiscal se impide el fraude en un 70%. Están robando al fisco 70.000 millones al año.

-Para perseguir el fraude fiscal se necesita unos medios que ahora mismo no hay, y el ajuste que pide Bruselas es inminente...

-Si no hay infraestructura para luchar contra el fraude es porque el PP no quiere. En lugar de hacer una Agencia Tributaria fuerte, la recortan. ¿Es que la gente no sabe cuánto reciben en bonificaciones fiscales las grandes multinacionales extranjeras, los ricos, la Iglesia? ¿Por qué Rajoy no recorta en gasto militar?

-Hábleme de la administración andaluza...

-Yo sí creo que hay que hacer una prioridad en el gasto público. Hay que recortar todo lo que no le sea útil a los andaluces para alcanzar dos objetivos: crear empleo y mantener la dignidad de los servicios públicos.

-¿Sería un mal menor otra rebaja en el salario de los funcionarios como ha hecho Cataluña?

-Eso siempre ha sido un mal mayor. El problema de la economía es que no mueve el dinamismo del consumo. Voy al mercadillo y pregunto ¿cómo va? Y me dicen: con un 40% menos de ventas. Si no hay trabajo, no hay empleo ni salario, ¿cómo van a gastar? Pero sí que crece el gasto en artículos de lujo porque los poderosos de este país no están siendo tocados. ¿Por qué funciona la economía en Francia o Alemania? Porque no han tocado el empleo y porque existe una solidaridad de la política económica.

-¿No estará poniéndome de ejemplos las políticas liberales de Merkel y Sarkozy?

-No, no, esto no es por las políticas neoliberales de los que están arriba, sino por la fortaleza de los sectores estratégicos y de los sindicatos. ¿Quién puede quitarle a los franceses derechos? Esos países tienen un desarrollo democrático superior que les permite frenar a los gobiernos. Aquí ha sido imposible: el PP plantea el despido libre de los padres para lograr la contratación precaria de los hijos.

-¿Ve necesario reducir el personal laboral de la Junta?

-Bueno, la media europea de recursos y personal dedicado a la política social pública es mucho mayor que la nuestra. ¿Por qué vamos a ser menos?

-¿La administración andaluza está sobredimensionada?

-Yo creo que es necesaria una nueva reordenación y por eso hemos planteado otra ley del sector público.

-Dígame un irrenunciable de IU para apoyar la investidura de Griñán. En el debate de Canal Sur mencionó la renta básica y la reforma electoral...

-No voy a tomar esa decisión sin oír a las urnas. Sería un error adelantarse a la voluntad popular. Yo no me he puesto techo, le he pedido a la izquierda que nos mire, y si me dan 7 diputados no seré tan exigente como si me dan 13. Poner condiciones sine qua non al PSOE es una temeridad que no voy a cometer, no sólo por experiencia, sino por convicción.

-Critica que en Extremadura IU preguntara a las bases si apoyaban o no la investidura del PSOE. Llegado el caso, hay quien cree que usted planteará una pregunta más retórica para que la respuesta sea sí o sí...

-(risas) No, mire. Los estatutos de IU son muy claros. Ante esa posibilidad, las bases tendrán que saber qué se juegan. Deben saber si hay reforma electoral sobre la mesa, si hay plan de empleo...

-Pero todo empieza por la pregunta de la investidura de un presidente del PP o del PSOE.

-No, no, no. Todo empieza con una dirección que construye alternativas y le dice a su organización éstas son las alternativas. El reloj se pone en marcha mucho antes de la investidura. Por ejemplo en Baena, le dijimos al PSOE que más allá de la política había cosas que no podíamos tolerar. Veremos la fuerza que tenemos ahora para condicionar.

-En Baena, IU respetó la lista más votada (PSOE) a cambio de la cabeza del anterior alcalde. ¿Tienen alguna cabeza que pedir del equipo de Griñán?

-No se trata de personas, sino de políticas. Aunque yo creo que hay personas en su equipo que están muy limitadas para determinadas políticas.

-¿Y si Griñán recupera a Rosa Aguilar o Concha Caballero? ¿Se ve gobernando con ellas?

-Comparar a Rosa Aguilar y a Concha es una mala comparación. Incluso cogerlas de las manos a las dos me parece todavía peor. Concha dejó la militancia y respeta a IU desde su independencia, pero la señora Aguilar no puede decir lo mismo. No permito esa comparación.

  • 1