domingo, 24 marzo 2019
16:15
, última actualización
Local

La última mentira del caso Marta

La petición de los padres de la joven de que se impute a la menor de Camas revela el hartazgo de la familia después de tantos engaños.

el 14 mar 2010 / 21:35 h.

TAGS:

Hartos de que las mentiras de los imputados en el caso Marta les impidan saber con certeza cómo murió la joven; impotentes tras haberla buscado en los lugares más desagradables sin haberla encontrado; frustrados al no lograr confesiones sinceras, los padres de Marta se toparon el viernes con que la menor de Camas con la que vivía entonces el autor confeso del crimen de su hija, Miguel Carcaño, admitía sin tapujos haber mentido a la Policía en sus primeras declaraciones. La joven, Rocío, respondía sobre por qué había dado inicialmente una versión falsa de lo ocurrido a una amiga cuando espetó: "Si le miento a la Policía, le miento a cualquiera".

La frase, a todas luces desafortunada, colmó el vaso para los padres de Marta. Antonio del Castillo ha llegado a pedir que la menor sea imputada por mentir y que le hagan pagar el coste de las dos búsquedas infructuosas en Camas, aunque fuentes cercanas a la niña insisten en que la frase se sacó de contexto.

Pero en el caso Marta, todo es un mismo contexto: el de una trama de engaños que ha hastiado a familiares, investigadores y a gran parte de la sociedad. Por eso la frase de la menor, como la del hermano de Miguel diciendo que le da "coraje ser tan listo", no hace sino soliviantar a los familiares de Marta, que llevan 13 meses sin poder enterrarla.

Tejiendo mentiras, Miguel dijo que Marta murió de un golpe. Luego, que de una paliza. Más tarde, que fue violada por él y por El Cuco. La buscaron entre el fango del río y luego en la basura del vertedero. Los padres fueron tragándoselo todo hasta que Miguel reculó un poco: la joven no había sido violada, se lo había inventado para evitar ser juzgado por un jurado popular.

En ese caldo de cultivo, la declaración de Rocío fue otro trago amargo. Aunque la chica reiteró lo mismo que lleva diciendo desde septiembre, la sombra de la duda planea sobre una joven que, con sólo 14 años, estuvo varios meses mintiendo a la Policía, según admitió el viernes, y teniendo contacto con Miguel pese a repudiarlo en público. Ahora ha dicho que está dispuesta a ir a Camas a marcar a la Policía el lugar donde Miguel le dijo que está Marta. Antonio del Castillo, aunque pide que se la impute por mentir, ha pedido que se busque de nuevo donde ella diga. Es así como se cierra la instrucción del caso Marta: al juicio llegarán las pruebas, pero entre tanta mentira es difícil obviar la sensación de que hay cosas que siguen ocultas.

  • 1