sábado, 20 abril 2019
00:46
, última actualización
Local

La universidad revisará su oferta de máster al cubrir algo más del 50% de las plazas

Los precios, en algunos casos muy elevados, podrían explicar este dato. La cifra es aún provisiones pero el número de alumnos baja un 13%

el 07 oct 2013 / 21:57 h.

TAGS:

SEVILLALos datos son aún provisiones pero evidencian una realidad: la oferta de máster de la Universidad de Sevilla tendrá que ser revisada con el fin de que resulte más atractiva a sus futuros destinatarios, los estudiantes. Hasta ayer, el número de matriculados en cualquiera de los másteres de la Hispalense era de 2.100 cuando la oferta de plazas es de 3.716. Esto supone que, por el momento, se ha cubierto el 56% de la oferta de plazas. La vicerrectora de Estudiantes, Julia de la Fuente, manifestó, en declaraciones a los periodistas, que la previsión es que se cierre el periodo de matriculaciones en los másteres con una cifra similar a la del curso pasado, con 2.288 estudiantes frente a una oferta de 3.553. ¿Qué puede explicar que la oferta de la Universidad de Sevilla no termine de despegar? El rector Antonio Ramírez de Arellano apuntó a la autocrítica pero, sobre todo, a la política de precios públicos. Si bien en los grados la Junta de Andalucía ha apostado por un incremento en la parte más baja de la horquilla propuesta por el Ministerio de Educación, lo que ha contenido los costes finales de la matrícula para los estudiantes en primera y segunda, no así en tercera y cuarta matrícula, la situación ha sido diferente en el caso de los másteres. Cierto es que la Junta para este curso ha aprobado una bajada considerable del precio por crédito (de un 33,9% en el caso de los másteres habilitantes –los necesarios para ejercer una profesión– y de un 40% en el caso del resto), pero no lo es menos que el 90% de los másteres habilitantes han pasado a ser no habilitantes, con un precio medio del crédito más elevado que en el caso del primero. “Tendremos que hacer un análisis profundo de lo que está pasando y ver los motivos por los que los estudiantes que terminan un grado no se enganchan a uno de nuestros másteres”, puntualizó De la Fuente, para la que el año que viene es cuando la Universidad de Sevilla prevé un incremento “importante” del número de matriculaciones en este tipo de estudios. ¿Por qué? Pues porque los estudiantes de Ingeniería, por ejemplo, deberán cursar la maestría obligatoria ahora por ley para ejercer su profesión. Los datos no pasaron inadvertidos para un claustro, sobre todo con presencia de profesores, enfadado y muy, muy hastiado. El catedrático Manuel Ángel Vázquez Medel fue el primero en llamar la atención sobre la bajada de estudiantes en los grados, en el primer y segundo ciclo. Si en el curso 2012/2013 fueron 60.000 los estudiantes de grado y 2.288 los de máster, en el curso 2013/2014, los datos –provisionales, volvió a insistir el rector– son 52.000 en grado y 2.100 en máster. En concreto, un 13% menos. “Se deben ver con preocupación”, reconoció Ramírez de Arellano, que, no obstante, llamó la atención sobre el hecho de que en la oferta de grados, con la aplicación del Plan Bolonia, han desaparecido los quintos cursos. Vázquez Medel denunció que hay alumnos en segundo, tercero y cuarto de carrera que se ven abocados a dejar los estudios, “y no porque quieran”, enfatizó. Esto es “inaceptable. Yo no estoy dispuesto a aceptar esta situación”. Aplauso de una parte del claustro e intervenciones en apoyo de sus palabras. Ramírez de Arellano se ha posicionado públicamente en varias ocasiones contra el endurecimiento de los requisitos para obtener una beca, política que podría explicar, en buena medida, que muchos estudiantes decidan no seguir estudiando o ni siquiera empezar. Para tener la radiografía final del curso recién estrenado el rector de la Universidad de Sevilla emplazó a finales de este mes, cuando ya se habrán cerrado los plazos de matriculación y de petición de becas al ministerio.

  • 1