sábado, 23 marzo 2019
17:31
, última actualización
Local

La violencia vuelve a Gaza y deja en el aire el alto el fuego

La frágil tregua entre Israel y Hamás está a punto de romperse sólo diez días después de que las dos partes decidieran dar por finalizado el conflicto unilateralmente. Las explosiones volvieron a sonar ayer en la franja y se cobraron dos vidas, una de cada bando. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 21:47 h.

TAGS:

La frágil tregua entre Israel y Hamás está a punto de romperse sólo diez días después de que las dos partes decidieran dar por finalizado el conflicto unilateralmente. Las explosiones volvieron a sonar ayer en la franja y se cobraron dos vidas, una de cada bando.

Fueron un granjero palestino y un militar israelí los que murieron ayer desde que anunciaran el pasado 18 de enero y por separado un alto el fuego en Gaza. El soldado israelí perdió la vida en un ataque que se registró a primera hora de la mañana en suelo israelí pero junto a la frontera con la franja palestina, y causó heridas de gravedad a un oficial y leves a otros dos uniformados.

El ataque se produjo al estallar un artefacto explosivo al paso de un tanque que patrullaba al norte del cruce fronterizo de Kisufim, indicaron portavoces del Ejército israelí. Según los testigos, tras la deflagración se originó en la zona un tiroteo entre fuerzas israelíes y milicianos palestinos. Fuentes palestinas dijeron que los milicianos detonaron por control remoto la bomba, aunque la autoría del ataque aún no ha sido reivindicada por ninguna facción armada.

La radio del Ejército israelí informó de que los autores fueron milicianos del grupo islamista Hamás, mientras que el brazo armado de la Yihad Islámica ha exaltado la acción. Poco después, un granjero palestino moría por los disparos de un tanque israelí que impactaron en su vivienda al este la localidad de Deir el Balaj, en el centro de la franja de Gaza, dijeron fuentes médicas locales, en un aparente ataque de represalia.

Tras los incidentes, Israel cerró todos los pasos y cruces comerciales con la franja de Gaza, según confirmó el responsable israelí de coordinación de las actividades del gobierno en los territorios palestinos, Peter Lerner.

"Esta mañana la parte israelí nos informó de que los pasos no abrirán hasta próximo aviso", refirió Raed Fatuh, responsable de la Autoridad Palestina para la coordinación en Gaza. Fatuh se lamentó de que "una vez más esto significa que la ayuda humanitaria y el combustible no entrarán en la franja de Gaza".

Los ataques de ayer son los incidentes armados más graves que se registran en Gaza y sus alrededores desde el alto el fuego que Israel y las facciones armadas palestinas de la franja, lideradas por Hamás, mantienen desde hace diez días. En ese plazo, barcos de guerra de la Marina israelí bombardearon puntos de la costa de Gaza. Dos palestinos identificados como granjeros murieron por fuego israelí y los milicianos dispararon contra Israel cerca de una decena de proyectiles de mortero, gran parte de los cuales cayó en suelo palestino.

22 días de ataques. El estado israelí puso fin el 18 de enero a la ofensiva militar de 22 días de duración que acabó con las vidas de 1.400 palestinos, la mayoría civiles, y dejó más de 5.000 heridos en la franja. Durante la guerra, murieron trece israelíes -tres civiles y diez militares-, y fueron heridos más de doscientos. Las milicias palestinas por su parte anunciaron el regreso a la calma y dieron de plazo a Israel una semana para retirar a sus tropas de la franja, lo que el Ejército del Estado judío realizó tres días después del ultimátum. Completado el plazo, portavoces de Hamás indicaron que a través de Egipto negocian con Israel la posibilidad de pactar un alto el fuego de un año.

Desde la ciudad de El Cairo se ha mediado desde entonces para que las partes se avengan a una tregua estable, aunque de momento no se ha alcanzado ningún acuerdo en ese sentido. Entretanto, los dirigentes políticos israelíes, en plena campaña electoral de los comicios generales que se celebran dentro de dos semanas, no han perdido ocasión para exigir una respuesta militar al ataque de ayer desde territorio palestino.

  • 1