viernes, 14 diciembre 2018
20:04
, última actualización
Local

La Zona Franca de Sevilla se pone en marcha

El alcalde de Sevilla y el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunciaron la autorización del Consorcio de la Zona Franca de Sevilla y aprobación de sus estatutos publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado.

el 28 jul 2014 / 13:58 h.

TAGS:

montoroEl 30 de julio de 2013 se anunció la creación de la Zona Franca de Sevilla y, ayer, justo un año después, obtuvo luz verde el Consorcio que la gestionará. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, volvieron a encontrarse para darle un impulso más al proyecto estrella del regidor hispalense para la creación de empleo, en el que dijo trabajar desde hace tres años. En el Salón de Tapices del Real Alcázar y ante más de un centenar de empresarios, Montoro entregó a Zoido la orden ministerial publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) por la que se autoriza la creación del Consorcio de la Zona Franca de Sevilla, un espacio con una fiscalidad especial para las empresas que se ubicará en el Puerto –en Torrecuéllar, entre la nueva y la antigua esclusa– y que será «una onda expansiva de empleo», según Zoido. La orden ministerial publicada en el BOE (donde también se recogen los estatutos del Consorcio) se tendrá que modificar porque, como comentó Montoro, no incluye, por un error, a los dueños del terreno, la Autoridad Portuaria. Una vez subsanado ya se podría crear el Consorcio, al que acudirán las empresas que estén interesadas en instalarse en estos suelos con beneficios fiscales. Por ahora, según Miguel Rus, presidente de la Confederación Empresarial Sevillana (CES), hay una decena de proyectos sobre la mesa. «Todo el que tenga una gran capacidad para exportar estará allí», pronosticó. Eso sí, antes se tendrá que acometer la obra para el vallado del recinto portuario, que durará unos ocho meses y costará 3,3 millones de euros, así como hay que solventar otro escollo legal: la nueva ley de reforma local impide que un ayuntamiento con un plan de ajuste vigente ponga en marcha o participe en un consorcio, obstáculo que el Gobierno local anunció que solventaría con una norma estatal específica que, por ahora, no ha llegado. Con todo, el proyecto ya está en marcha y, según los empresarios, podría ser una rEl ealidad en 2015. «Cuanto antes mejor», recalcaron. Según Zoido, se prevé que la futura Zona Franca mueva al año 1,7 millones de toneladas de mercancías y genere una facturación anual de más de mil millones de euros. Aunque sólo se le sacará una mayor rentabilidad al Puerto y a la Zona Franca «si se acomete el dragado» de profundización del Guadalquivir, «porque es perfectamente compatible con garantizar la conservación de las márgenes, del parque de Doñana y de los regadíos», insistió el alcalde hispalense. También subrayó Zoido que la Zona Franca de Sevilla, la quinta de España (junto con las de Barcelona, Cádiz, Vigo y Las Palmas de Gran Canaria) pero la primera fluvial, no nace contra nadie –aludiendo a las críticas llegadas desde Cádiz– y que de ella se pueden beneficiar no sólo Andalucía sino toda España. Para Montoro, será «fuente de desarrollo de la economía y la industria y un eje fundamental para la lucha contra el desempleo». A su juicio, es una «oportunidad para el empleo y la reactivación» económica. El proyecto, destinado al almacenaje, transformación y distribución de mercancías, implica la creación de un espacio de almacenamiento de mercancías comunitarias y no comunitarias exentas de impuestos aduaneros e indirectos, con el aplazamiento de los pagos hasta la venta o salida del género. «Este espacio va a multiplicar las ventajas competitivas de Sevilla y del resto del sur de Europa, generando una onda expansiva en materia de empleo», aseguró el regidor ante un salón con representantes políticos de las distintas administraciones, de la Autoridad Portuaria de Sevilla, la CES y la Cámara de Comercio, la Asociación de Hoteleros, así como responsables de empresas como Azvi, Hermanos Terrats, Montero Aramburu, Empresa Pagés, Bogaris, Caixabank, Acesur, Martín Casillas, Coca Cola y Grupo Tecade, entre otros. El ministro Montoro, por su parte, detalló las reformas fiscales en ciernes y defendió que el país vive una «franca recuperación económica». También indicó que esta nueva zona franca no vendría a competir con el resto de las que ya existen en España y Andalucía, sino que «añadirá» porque es un proyecto «muy querido». Incluso recordó que en 1996 la tasa de paro rondaba el 33 por ciento y gracias «a los emprendedores» en dos años se redujo «a menos de la mitad». «Esa Andalucía emprendedora lo demostró entonces y ahora tiene que coger ese mismo brío y volverlo a hacer, y lo están haciendo con iniciativas como ésta», aseveró «Ahora –añadió – hay que materializar las inversiones y hay que seguir haciendo que el Guadalquivir siga siendo fuente de desarrollo, de intercambio mercantil y tener un eje fundamental para la lucha contra el desempleo en Sevilla». A juicio del ministro, la Zona Franca puede ser un «gran proyecto para la ciudad» y apostó por inversiones para hacer que un río navegable como el Guadalquivir sea «fuente de desarrollo de la economía e industria y un eje fundamental para la lucha contra el desempleo». Por su parte, el portavoz adjunto del PSOE municipal, Antonio Muñoz, aseguró que los socialistas están «a favor de la zona franca», pero apostilló que ven «dudas en cuanto a que el Ayuntamiento pueda formar parte del Consorcio». Muñoz avisó del «contrasentido» implícito en el contenido de la orden, ya que el Ayuntamiento no puede acreditar el cumplimiento de los requisitos necesarios para participar al estar inmerso en un plan de ajuste. «Hay una letra pequeña envenenada», lamentó.

  • 1