Local

Las asociaciones de padres piden sacar a sus hijos de clase contra la reforma escolar

Codapa apoya la huelga de alumnos en colegios e institutos que empieza hoy y la Junta no sancionará las faltas en la Secundaria por estar reconocido el derecho a reunión.

el 15 oct 2012 / 18:50 h.

TAGS:

El ministro de Educación, José Ignacio Wert.

La Confederación Andaluza de Asociaciones de Padres de Alumnos de Escuela Pública (Codapa), que agrupa a 2.700 Ampas en Andalucía, se ha sumado a la huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes "contra la reforma educativa del Gobierno y los recortes que está aplicando el Ministerio de Educación". La llamada "semana de lucha de los estudiantes" arranca hoy y se alargará hasta el jueves, 18 de octubre, con un paro académico de tres días, y diversas jornadas de movilizaciones y piquetes informativos sobre los recortes a las puertas de la Universidad, los colegios y puntos céntricos de las ciudades. El calendario de protestas se gestó en la Universidad -a raíz del aumento de las tasas en la matriculación- y fue descendiendo escalones hacia las etapas no universitarias, a medida que crecía el rechazo a la reforma educativa que presentó el ministro José Ignacio Wert.

Es la primera vez que las asociaciones de padres hacen un llamamiento a las familias para que respalden una huelga de alumnos en Secundaria, Bachillerato y FP. Pero es mucho más inédito que estas asociaciones hagan extensible su protesta a la etapa Infantil y Primaria, animando a los padres de alumnos "que puedan" a "dejar a sus hijos en casa", con el objetivo de "vaciar los centros educativos, no llevando a nuestros hijos a la escuela para defender sus derechos". Las familias deben aportar una justificación si quieren que sus hijos no asistan a clase en Infantil, Primaria y los dos primeros cursos de Secundaria. Codapa ha distribuido entre los padres un modelo estándar de justificante que éstos deberán firmar y entregar al director del centro.

El derecho de los estudiantes a hacer huelga está reconocido en la ley de educación vigente, que establece que "las decisiones colectivas que adopten los alumnos, a partir del tercer curso de la ESO, con respecto a la asistencia a clase no tendrán la consideración de faltas de conducta ni serán objeto de sanción, cuando éstas hayan sido resultado del ejercicio del derecho de reunión". Este derecho siempre ha traído de cabeza a los directores de instituto, sobre todo cuando lo esgrimían alumnos de menos de 16 años, ya que su derecho a la huelga chocaba con su obligación a estar escolarizado a esas edades.

Andalucía es de las pocas comunidades que ha desarrollado el "derecho de reunión" en la etapa obligatoria. Los alumnos de 3o de ESO en adelante (a partir de 13 años) pueden hacer huelga para oponerse a medidas educativas (del profesor, del centro o de la administración) sin ser sancionados por la falta de asistencia. El artículo 4 de los Reglamentos Orgánicos de Centros autoriza a los estudiantes de los dos últimos cursos de Secundaria a organizarse de forma asamblearia durante el horario lectivo (tres horas en cada trimestre) y votar una huelga que "no tendrá la consideración de conducta contraria a la convivencia ni será objeto de corrección".

La Consejería de Educación no ha enviado directrices a los centros escolares sobre cómo deben afrontar la semana de protestas y huelga. Fuentes de la consejería aseguran que no tienen que intervenir en esta movilización ni establecer servicios mínimos, porque no ha sido convocada ni por los profesores ni por la patronal. Otras comunidades, como Castilla-La Mancha, sí han remitido un escrito a los directores de institutos para que registren las faltas de alumnos como "mero absentismo escolar". El Sindicato de Estudiantes lo ha calificado de "boicot" a la huelga.

En Andalucía, los sindicatos de profesores CCOO, UGT, CGT y Ustea apoyan la semana de movilizaciones. Hoy empiezan los paros y las asambleas informativas. Mañana hay convocadas manifestaciones en 40 ciudades andaluzas. La marcha más multitudinaria está prevista el próximo jueves, a las 18.00 horas, y discurrirá entre Puerta Jerez y Plaza Nueva. El viernes, las asociaciones de padres organizarán asambleas con padres y profesores para hacer balance de las protestas.

Wert: “Es una huelga extremista y antisistema"

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, aseguró ayer que le parece “insólito” que la Confederación de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) –mayoritaria en la enseñanza pública– apoye la convocatoria de huelga “política” del Sindicato de Estudiantes, “inspirada en supuestos de la extrema izquierda radical y antisistema”. Wert valoró “muy negativamente” que este colectivo de padres anime a “vaciar las aulas” el 18 de octubre, cuando, a su juicio, “tienen la obligación de procurar la mejor educación de sus hijos”. El ministro calificó a las familias de “irresponsables” por apoyar las movilizaciones. “Nunca había visto una cosa de semejante calibre. Se han hecho algunos ajustes, pero ahora no se puede estar diciendo a la gente que eso supone un ataque a la educación pública porque no lo hay. Creo que pintar un panorama tan negro obedece a un interés político de agudizar una sensación de malestar sobre los servicios públicos que no se corresponde con la realidad”, insistió.

Wert dijo no querer comentar el contenido “extremista” de las razones esgrimidas por el Sindicato de Estudiantes para realizar un paro de tres días, pero sí recomendó a la comunidad educativa la lectura de esta convocatoria para que “deduzca si se trata de una huelga política o de una huelga contra los recortes”. CEAPA respondió al ministro que fuera más comedido en sus críticas a los padres. “De extremistas y antisistema nada, lo que queremos es un futuro digno para nuestros hijos”. El PSOE pidió la dimisión de Wert, al que tachó de “cáncer para la educación”, mientras el PP defendió la postura del ministro y la necesidad de las reformas. 

  • 1