Local

Las bibliotecas escolares abrirán por la tarde con dinero privado

Educación insta a los colegios a abrirlas por la tarde con apoyo de ayuntamientos, de empresas privadas o de las familias de los alumnos.

el 28 may 2010 / 19:16 h.

TAGS:

La biblioteca del instituto Néstor Almendros, de Tomares.

El plan de lectura y bibliotecas escolares ya no será voluntario el próximo curso. Todos los colegios e institutos andaluces tendrán que implantarlo y adaptarlo a un documento obligatorio que sirve de hoja de ruta para la organización formal y pedagógica de cada escuela (el Plan de Centro).

El proyecto inicial, que se creó hace tres años, expira este curso y no será prorrogado el año que viene -aún quedan dos años más para los colegios que se incorporaron tarde-. En su lugar, la Consejería de Educación va a regular la lectura en la escuela a través de una orden genérica que afectará por igual a todos los centros escolares. Esa nueva norma se empezó a perfilar ayer, durante un congreso que Educación organizó en Granada, y al que asistieron 700 profesores.

Hasta ahora, los colegios presentaban voluntariamente un proyecto a la consejería para crear una biblioteca escolar y un plan de actividades y horarios de lectura dentro de cada asignatura. La consejería lo estudiaba y le daba el visto bueno. Acto seguido el centro recibía 3.000 euros de financiación para comprar los materiales y la infraestructura necesaria para instalar su biblioteca. Además, se designaba a un profesor concreto para que coordinara el plan de lectura, un puesto voluntario que era incentivado con 840 euros al año. Ese incentivo desaparecerá el próximo curso, porque el plan ya no es opcional, sino obligatorio. "El problema es que no había mecanismos de control. En algunos colegios se hicieron proyectos de lectura muy importantes y en otros se embolsaron los incentivos sin hacer nada", explican desde Educación.

Los 3.000 euros llegaban a cada colegio a lo largo de tres años para poner en marcha el plan de lectura: en el primer año hacían el catálogo de libros, en el segundo distribuían el espacio para montar la biblioteca y en el tercero diseñaban el sistema de préstamos. Suspendido ese programa, no está claro aún de dónde vendrá la financiación para comprar el material de lectura y montar toda la infraestructura necesaria que requiere una biblioteca escolar. Esta es una gran duda que mantienen los propios profesores, sobre todo ahora que la consejería ha presentado un proyecto más ambicioso en el que pretende que las bibliotecas escolares sigan abiertas por las tardes para que sirvan tanto a los alumnos como a la comunidad del barrio (acceso a internet, consulta en sala, préstamos, talleres de escritura, clases de refuerzo contra la exclusión social...).

En el documento de trabajo que utiliza Educación para diseñar la norma de lectura hay una pista sobre el nuevo origen de la financiación: "para garantizar la apertura de la biblioteca en horario extraescolar, se podrá contar con la participación de las familias y solicitar la colaboración de ayuntamientos u otras instituciones". "El colegio puede buscar financiación de los ayuntamientos, de bibliotecas públicas y de empresas privadas, o acudir a las familias de sus alumnos", explican desde la consejería.

La biblioteca escolar será una responsabilidad más del colegio, asignada a un profesor que tendrá que diseñar un plan de lectura para todas las asignaturas y contará con el apoyo de todos los profesores. Este docente se dedicará a la biblioteca durante su "horario de obligada permanencia en el centro" (horas en las que no imparten clase, pero están en sus escuelas). "La biblioteca escolar podrá permanecer abierta a la comunidad en horario no lectivo, pudiendo ser atendida por el profesorado, el cual percibirá una gratificación por servicios extraordinarios de 10 euros por hora, hasta 84 euros al mes", dice el documento. La Agencia de Evaluación Educativa está analizando la comprensión lingüística de los alumnos de colegios que tienen plan de lectura y los que no.

  • 1