lunes, 17 diciembre 2018
18:54
, última actualización
Economía

Las diez claves de la refundación de Europa

La Unión Europea y la Eurozona se juegan su futuro en la decisiva cumbre de Marsella 

el 07 dic 2011 / 17:35 h.

El pacto de Merkozy

Gobernanza europea. Merkel y Sarkozy pactan reformar los Tratados europeos o elaborar un añadido para imponer en las legislaciones estatales un límite de déficit y sancionar automáticamente a los incumplidores. Se gesta un gobierno económico en detrimento de la Comisión y con armonización fiscal.

Una Europa a dos velocidades

Se consagra una vieja idea. En efecto, una Europa de vía rápida, con aquellos países que puedan cumplir los acuerdos que se fraguen en Marsella, y otra lenta. España quiere entrar en la primera de ellas, que exigirá una armonización fiscal y un férreo control de los presupuestos y de la deuda pública.

La armonización fiscal y social

Presupuestos y mucho más. La Europa de la primera velocidad no sólo supone avanzar en la estabilidad presupuestaria (límite máximo de déficit: 3%), sino que también implicará un acercamiento de las legislaciones tributarias, en especial en lo referente a los impuestos que se cobran a las empresas.

El no a los eurobonos

La negativa a compartir riesgos. Los eurobonos no son en ningún caso una solución a la crisis. Así de tajante se pronuncian tanto Berlín como París -Sarkozy ha cedido ante la negativa alemana- frente a la Comisión Europea y una mayoría de países de del Eurosistema que piden la emisión de eurobonos.

La amenaza de la triple A

La advertencia de S&P. La agencia sitúa en perspectiva negativa a 15 socios de la Eurozona. Es amenazar con una rebaja de nota a países como Austria, Finlandia, Francia, Alemania y Luxemburgo, todos ellos con triple A, la máxima nota. También la tiene el fondo de rescate y también está amenazado.

El papel del BCE

Que se esté quietecito. El pacto de Merkozy no entra en qué debe hacer el BCE, y eso es lo mismo que decir que se esté quietecito. La institución europea está comprando bonos de países con problemas (España e Italia). Bruselas propone dotarlo de más capacidad financiera y poder de actuación.

El dinero del fondo de rescate

Una búsqueda aquí y allá. La Unión Europea ha fracasado en su intento de elevar hasta un billón de euros el fondo de rescate, concebido para aportar posibles auxilios a economías como España o Italia. La clave está en las restricciones presupuestarias nacionales debido precisamente a la crisis de deuda.

Tensa calma en los mercados

Sosiego, por ahora. Los mercados llevan toda una semana de tensa calma y dan por descontado que en la reunión de Marsella habrá acuerdo. Pero la volatilidad es muy elevada y cualquier rumor en negativo se traslada en desconfianza y, por tanto, en caída de los índices.

La prima como espada de Damocles

Financiarse, cada vez más caro. Las tensiones presupuestarias en países como Italia y España, pero también en otros que parecían al margen de la crisis de deuda, como la propia Francia, actúan como espada de Damocles para que se logre por fin un acuerdo. Mientras más se encarezca la deuda de los Estados periféricos, más ajustes sociales, léase, recortes.

El Estado del Bienestar como víctima

La huelga como pan de cada día. De toda esta crisis de deuda y de la presión de los mercados, la principal víctima de los recortes es la sociedad y el Estado del Bienestar. Mientras antes se lleguea un acuerdo para encarrilar el futuro del euro, menos tijera aplicarán los gobiernos a sus ciudadanos. 

  • 1