domingo, 16 diciembre 2018
23:36
, última actualización
Local

Las flautas traveseras también cantan a la Blanca Paloma

El coro de la hermandad Matriz de Almonte sorprendió ayer con una nueva Misa de Pentecostés de plegarias, sevillanas, rumbas y con una nueva salve como broche final.

el 08 jun 2014 / 23:30 h.

15808420_2La flauta, el tamboril... y desde ayer también las flautas traveseras. El coro de la hermandad Matriz de Almonte sorprendió ayer con una nueva Misa de Pentecostés de plegarias, sevillanas, rumbas y con una nueva salve como broche final que  comienza con el «Salve Madre...». El resultado fue «solemne». Eso sí, sin renunciar a «los apuntes flamencos» de la romería y a los cánones que requiere la liturgia de este domingo de Pascua. A ello contribuyeron las 30 voces que integran el coro de la Matriz, tres guitarristas, los tamborileros del pueblo de Almonte y, por primera vez, dos flautas traveseras –las de Salomé y Ana, procedentes del municipio de Bonares– que sirvieron para «embellecer» un cuidado repertorio compuesto en su totalidad por el director del coro, Luis Carlos Cordero, y en el que también intervinieron Miguel Ángel y José Antonio Gallardo. Al terminar la misa, el director del grupo recibía las felicitaciones de romeros anónimos y hermanos mayores. «Ha sido un orgullo enorme, pues hacía 20 años que no cantaba Almonte. La mayoría no lo habíamos vivido», decía Cordero, quien aclaró que sus fuentes de inspiración han sido «la liturgia de Pentecostés» y «las vivencias rocieras».

  • 1