sábado, 23 marzo 2019
15:16
, última actualización
Local

Las lluvias garantizan la reserva de agua hasta primeros de 2012

El temporal que azotó la provincia el pasado fin de semana descargó con fuerza sobre los embalses que abastecen al área metropolitana. Las últimas lluvias dejan 12 hectómetros cúbicos en estos pantanos, lo que se traduce en 33 días más de consumo y garantiza agua para la población hasta principios de 2012.

el 15 sep 2009 / 22:04 h.

TAGS:

El temporal que azotó la provincia el pasado fin de semana descargó con fuerza sobre los embalses que abastecen al área metropolitana. Las últimas lluvias dejan 12 hectómetros cúbicos en estos pantanos, lo que se traduce en 33 días más de consumo y garantiza agua para la población hasta principios de 2012.

Los embalses de la Empresa Metropolitana de Aguas de Sevilla (Emasesa) están al 73%, con 288 hectómetros embalsados, lo que garantiza el abastecimiento a la población para los próximos tres años. Así, el embalse de Aracena, en Huelva, aumentó un 5,2% en la última semana para situarse en el 67% de su capacidad con 86 hectómetros embalsados. El otro pantano onubense, el de Zufre, también creció y cuenta con 141 hectómetros cúbicos embalsados, es decir, el 80% de su capacidad.

Además, La Minilla aumentó cerca de un 1% para situarse con 41 hectómetros, lo que equivale a un 71% de su capacidad, mientras que el embalse de Gergal experimentó un aumento del 1,8% en la última semana para situarse en un total de 20 hectómetros cúbicos y un 56% de capacidad.

Las lluvias en estos embalses fue copiosa, ya que en el de Aracena cayeron en torno a 53 litros de agua por metro cuadrado -lo que se traduce en cinco hectómetros cúbicos-; en el de Zufre fueron 62 litros, entrando en el embalse tres hectómetros, el de La Minilla se registraron 67 litros (dos hectómetros) y en el de Gergal cayeron otros 65 litros por metro cuadrado (otros dos). Con todo ello, los embalses recibieron casi la misma cantidad de agua que la que recibió la capital hispalense y su entorno, donde se registró el domingo una media de precipitaciones de entre 50 y 60 litros de agua por metro cuadrado, según explicaron desde la empresa Emasesa.

El temporal no sólo vino bien a la reserva de agua, que Emasesa garantiza hasta 2012, sino que fue bien recibida por el campo. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) resaltó ayer que el volumen de agua embalsada en la cuenca del Guadalquivir, de la que depende la gran parte del regadío de Sevilla, asciende a 519,18 hectómetros cúbicos, lo que supone el 32,22% de su capacidad.

En la Campiña, los cultivos más favorecidos han sido el olivar y el trigo, mientras que en el Bajo Guadalquivir las precipitaciones han propiciado que muchos de los agricultores no hayan tenido que aplicar riegos a la remolacha. Los únicos lunares han sido que las lluvias han provocado un retraso en la aplicación de tratamientos de la remolacha, lo que puede generar la aparición de mala hierba y que en La Vega se cayeron las naranjas en varias parcelas de cosecha temprana.

Por último, Emasesa recibió 107 avisos de incidencias, la mayoría de ellas de la capital hispalense. También recibieron avisos de Dos Hermanas (diez), Alcalá de Guadaíra (cinco) La Puebla del Río (cinco), La Rinconada (cuatro), Coria del Río (cuatro), Camas (dos) y Mairena del Alcor (dos). La mayoría correspondían a atascos en las acometidas de la red, llegándose a emplear siete máquinas en simultáneo por la tarde para atender los avisos.

  • 1