lunes, 19 noviembre 2018
18:51
, última actualización
Local

Las multas por botellonas suben y se registran 1.200 en un mes

El Defensor del Pueblo cuestiona la actuación municipal y alerta del aumento de las concentraciones

el 17 dic 2011 / 20:14 h.

TAGS:

Las botellonas se reproducen cada fin de semana

Por tercera vez desde que se aprobó en 2006 la ley antibotellón, el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, se ha dirigido al Ayuntamiento de Sevilla para denunciar el "incumplimiento consciente y reiterado" de la norma autonómica, que prohíbe beber en la vía pública y exige a los ayuntamientos delimitar las zonas de ocio en las que se permite y garantizar en éstas "el normal desenvolvimiento de la convivencia ciudadana". En una dura resolución, el Defensor recuerda que, pese a haberse dirigido por dos veces al Ayuntamiento de Sevilla desde 2008, la situación de este problema en la ciudad "dista mucho de la existente en otros municipios, especialmente en las restantes capitales" y recuerda al actual equipo de Gobierno su compromiso de dar un giro a esta política.

Por ello, le urge a adoptar medidas "con carácter inmediato" contra "concentraciones ilícitas", sobre todo aquellas en las que "noche tras noche de los fines de semana es posible contemplar como numerosos menores se concentran con el propósito de emborracharse sin que ello sea impedido por la Policía Local".

El Consistorio mostró ayer a través de Europa Press su balance: desde el pasado mes de julio ha habido 3.100 denuncias y más de 2.000 se han producido entre la segunda quince de octubre, noviembre y los primeros días del mes de diciembre. En el último mes ha habido 1.252.


La nueva resolución se produce a raíz de un reportaje en Canal Sur en el que aparecían botellones en la glorieta de Las Cigarreras, la Avenida Carrero Blanco y las instalaciones de Lipasam con menores consumiendo "ingentes cantidades de alcohol", un fenómeno que denomina "botellona baby" en el que además de los derechos de los vecinos, "se pone en grave riesgo el derecho a la salud de los menores". Asociaciones y particulares vinculadas con la protección de éstos pidieron su intervención.


Chamizo recuerda que la ley andaluza estipula que el botellón queda prohibido en todo el municipio salvo que el consistorio quiere permitirlo en algunas zonas, para lo cual debe explicitarlo en una norma. Sin embargo, tras su primera queja en enero de 2008, el Ayuntamiento le respondió con una resolución de noviembre de 2006 que no dice dónde se permite sino que está prohibido en las zonas acústicamente saturadas, el casco histórico y "donde habitualmente se vienen produciendo grandes concentraciones juveniles con grandes molestias para los vecinos", lo que a su juicio contraviene la ley y la interpreta de forma contraria a la mayoría de los municipios El Defensor denuncia que el Ayuntamiento "ha seguido tolerando año tras año" las botellonas sin cambiar la resolución.


La segunda queja se produjo tras conocer que ante las protestas vecinales por las molestias "en vez de ordenar la erradicación" de las botellonas encomendó a la Policía Local "que sugiriera a los jóvenes la conveniencia" de trasladarse a zonas donde no molestaran. Pese a su segunda reclamacion "el Ayuntamiento de Sevilla persistió en su actitud de aparente insumisión ante la ley". Chamizo recuerda sucesos como el atropello de un joven en octubre de 2008, así como condenas judiciales al consistorio por daños y perjuicios, y lamenta que todo ello no "parece haber sido suficientes para compeler al Ayuntamiento" a cumplir con rigor "una ley que le obliga como a cualquier otro municipio". Y aunque admite las dificultades, recuerda que otras ciudades "han logrado gestionar este problema con mucho mayor acierto y probada eficacia" por lo que no es "un problema insoluble".


El Defensor recuerda al nuevo gobierno del PP su promesa de "dar un giro" a la política en esta materia y aunque afirma no tener "razones para dudar de la firmeza" de sus propósitos, y reconoce que "se están tomando medidas", advierte de que "el deterioro de la situación y la grave incidencia" en la salud de los menores hacen que "la solución no pueda posponerse por más tiempo". Le urge a tomar "medidas contundentes" y a derogar la resolución de 2006 y dictar otra que detalle los lugares autorizados o las prohiba en toda la ciudad.


Las actuaciones de la Policía Local se han repartido por toda la ciudad. Sólo en el último mes se han registrado 200 denuncias en García Morato; 145 en Remeros de Sevilla y 82 en la Alameda. Le siguen otras calles como Pirotecnia -70-, Santa Joaquina de Verduna -66-; Tarifa -52-, Alfredo Kraus -40- y Becas -32-. La media durante este mes ha sido de más de 300 sanciones cada fin de semana.

  • 1