lunes, 19 noviembre 2018
00:16
, última actualización
Local

Las muñecas vienen ahora en ataúd

Las 'Monster High' son el regalo más buscado por los Reyes estas Navidades. En las jugueterías hay listas de espera. Los sevillanos gastarán este año 102 euros en juguetes, un 32% menos que el año pasado.

el 25 dic 2011 / 21:12 h.

TAGS:

Las Monster High están agotadas y en las jugueterías hay listas de espera.

En el mercado juguetero, más que innovar se da una vuelta de tuerca a aquello que funciona, porque pese a las campañas que año tras año lanza el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) para tratar de acabar con el sexismo en el juego, a las niñas les siguen gustando las muñecas y a los niños les pirran los coches. Por eso, este año los Reyes Magos volverán cargados de ambos.

Eso sí. Nada de bebés mocosos y llorones ni cuarentonas sexys como Barbie. Este año, las estrellas son las hijas de Frankenstein, el Hombre Lobo o Drácula y sus complementos llenos de ataúdes, murciélagos o calaveras. Y frente al tradicional mando a distancia que teledirigía los coches por el scalextric, en las pistas de ahora los bólidos funcionan a golpe de tarjeta magnética.

En las jugueterías sevillanas hay lista de espera para hacerse con las Monster High, las muñecas góticas con las que sueñan miles de niñas estas Navidades. "Es el juguete de moda, están agotadas por todos lados", explica el presidente de la cadena andaluza Jucosur, Juan González.

"Salieron el año pasado por Halloween pero este año ha sido el boom. Conforme las van trayendo llamamos a los padres que están apuntados por orden", relata Puri Serrano, encargada de una de las cinco tiendas sevillanas de Osorno.

Las muñecas en cuestión visten de negro, al igual que su maquillaje, vienen en cajas con forma de ataúd, llevan pendientes de murciélagos y mochilas y accesorios con calaveras. Unas tienen colmillos, otras orejas de lobo y otras la cara atravesada de cicatrices porque, no en vano, son las descendientes de los monstruos de toda la vida. "Son para niñas a partir de los 7 años, porque a las más pequeñas les puede dar miedo", reconoce Serrano.

Para los niños, también algunas novedades pegan más fuerte que otras pero el presidente de Jucosur asegura que "no hay algo tan destacado" como ocurre con las Monster High entre las niñas. La encargada de Osorno apunta algunos éxitos de estas Navidades: las pistas y coches de Scan 2 go, una reinterpretación del clásico Scalextric donde los coches funcionan pasándole una tarjeta por una ranura con lector de infrarrojos, y otro clásico reinterpretado, BeyBlade, que aunque no lo parezca es una peonza de toda la vida. Es metálica y con luces, no hay que enrollar y desenrollar una cuerda para lanzarla sino que se tira a modo de anilla sobre una plataforma y hay incluso marcadores que indican la fuerza de los giros.

Como cada año, las estanterías y escaparates están llenas de muñecos y accesorios de Dora la exploradora o Bob Esponja, los dibujos animados del momento. Los protagonistas de Toy Story o Cars también resisten aún en los primeros puestos de ventas. También hay clásicos que nunca mueren, como los Playmobil, los Nenucos, las Nancys, Barbie o las barriguitas renovadas, pese a la durísima competencia de las Monster High.

Pero el sector no es ajeno a la crisis. Según el presidente de Jucosur, el sector prevé este año facturar un 5% menos que el pasado. El informe de la Unión de Consumidores de Andalucía (UCE) sobre las previsiones del gasto navideño revelan que la partida que sufrirá la mayor restricción es la de juguetes, donde los sevillanos ahorrarán un 32,4% respecto a las últimas Navidades. Pese a todo, gastarán una media de 102 euros en este concepto.

La campaña se ha retrasado algo más que otros años. Aunque a principios de octubre los Reyes Magos empezaron a apartar algunos regalos en las tiendas, las compras directas no se han animado hasta finales de noviembre o principios de diciembre. El pasado puente de la Inmaculada muchos padres sevillanos aprovecharon para llevar a los niños al centro a ver escaparates y señalar sus deseos, si bien los catálogos y la televisión también ayuda a hacer la carta.
Las compras directas se intensifican a partir del inicio de las vacaciones escolares, con la paga extra de diciembre ya en el bolsillo.

Melchor, Gaspar y Baltasar siguen ganando la partida a Papa Noel. En la mayoría de los hogares, el día 25 cae algún detallito pero el grueso de los juguetes llegarán el 6 de enero. Y si el sexismo impera al elegir los juguetes, también a la hora de ser paje real. Las mujeres -madres, tías o abuelas- son las principales encargadas de las compras.

Aunque es difícil competir con el bombardeo publicitario, asociaciones de consumidores y administraciones públicas insisten en recomendar juguetes educativos y adaptados a la edad de los niños. De 3 a 5 años se recomiendan triciclos o juegos de pelotas de goma, de 5 a 6 bicicletas, patines y patinetes con ruedas, juegos de habilidad o puzzles y entre los 6 y los 12 años las bicis, los patines y juegos que fomentan las actividades en equipo.

Pero sobre todo, que sean seguros. La Dirección de Consumo de la Consejería de Salud realiza todo el año inspecciones. En los 629 controles hechos este año en 356 tiendas andaluzas se detectaron infracciones en 144 casos, sobre todo por defectos en el etiquetado. Se recogieron 157 muestras y se apreciaron 52 irregularidades. La mayoría se deben a juguetes para menores de 3 años que no explican los riesgos, pero también a que las indicaciones no son claramente legibles, a que no llevan el sello CE (o está falsificado) de seguridad europeo o a incorreciones sobre la edad recomendada.

"Saturamos a los niños de juguetes y no importante es la magia"

Maia (7 años recién cumplidos)y Hugo (3) solo pueden pedir en su carta a los Reyes Magos cuatro juguetes y les traerán tres porque "el otro es para un niño que lo necesita", explica su madre, Maribel Martínez. También han puesto restricciones a abuelos y tíos porque "el año pasado fue tal mareo que Hugo acabó jugando con una de las cajas y Maya con unas temperas antiguas", relata. Para Maribel, "saturamos a los niños de juguetes cuando en realidad yo creo que es más importante la ilusión que les crees, la magia con que se lo envuelvas, cómo les hagas vivir ese día".

Para este año, los deseos de Maya que "no es nada de princesas ni muñecas" son una bola interativa que hace de agenda y despertador, un robot-perro y un juego "para la PSP del padre". El pequeño de la casa sí que "lo pide todo" pero en principio los Reyes se han apuntado un tren con el abecedario y los números, una supergrúa "porque le encantan los coches y las motos" y un juego de construcción.
"Intentamos conjugar sus gustos con juegos educativos, cuentos y libros para colorear", explica Maribel. Con su marido, David, empezaron las compras en octubre pero esperan a cobrar este mes para lo gordo. "Solemos ir los dos y nunca los llevamos a ver escaparates, eligen con los catálogos y la tele".

Prevén gastar unos 300 euros "mucho menos que el año pasado, que hay mucha crisis y económicamente no se puede".


"Es agotador intentar poner tope a los abuelos"
"Los Reyes para mí son agotadores, porque toda la familia te pregunta qué necesitan o qué les gustaría y además hay que poner límites, y dile tú a una abuela que les compre solo una cosa". Así resume Ana Cáceres lo que supone las compras y regalos para sus hijos, Nacho (7 años)y Sofía (a punto de cumplir 3), que "se pasa las horas muertas viendo los catálogos de juguetes desde hace un mes".

Las preferencias de Sofía están claras:"Todo lo que tiene que ver con las princesas y Blancanieves". Nacho, en cambio, "ya no quiere juguetes sino la wii, pero yo no quiero consolas todavía. También balones y equipamiento deportivo".
Ana y su marido, Toni, tienen dicho a su familia que no les regalen más de un juguete y si quieren más cosas "que sea ropa o cosas prácticas. Pero al final, eres tú el que más restringes, porque sabes lo que pasa. Yo hay juguetes que los guardo y se los saco durante el año".

Ellos gastarán unos 120 euros "y mucho me parece ya, pero por ejemplo, solo una cocinita para Sofía ya te cuesta treinta y pico".

Desde hace un par de años, adelantan las compras. "Antes lo dejaba para el último minuto pero ahora empiezo a mediados de noviembre, que además hay más ofertas". Ambos se reparten la lista porque "mientras uno compra el otro se queda con ellos". En su casa también llegan solo los Reyes, la misma noche del 5, tras ver la cabalgata.

  • 1