Cultura

Las Santas se bajan del altar

La exposición se despide con 48.000 visitas e incertidumbre sobre su continuidad y el destino de los vestidos. El PSOE duda del presupuesto oficial y cree que se han superado los 600.000 euros

el 20 jul 2013 / 23:00 h.

Dos meses y medio después de la inauguración de Santas de Zurbarán: Persuasión y Devoción, que abrió sus puertas el pasado 3 de mayo, esta exposición, la apuesta cultural más ambiciosa del equipo de gobierno municipal desde la llegada de Juan Ignacio Zoido al poder, echó ayer el cierre. A la espera del balance oficial, que se conocerá la semana que viene, algunos sectores de la ciudad ya han manifestado su opinión sobre esta iniciativa, cuyo éxito de público parece tan indiscutible como inciertos son otros aspectos que rodean el futuro tanto de la muestra como de los vestidos diseñados por grandes modistos nacionales, inspirándose en los lienzos del maestro extremeño. Colas en la exposición. / José Carlos Cruz (Atese) Colas en la exposición. / José Carlos Cruz (Atese) Desde el Ayuntamiento califican de “rotundo éxito” su iniciativa. Mediáticamente han conseguido repercusión nacional e internacional, en un momento en el que las actividades culturales de nivel escasean en nuestro país, sobre todo fuera de ciudades como Madrid o Barcelona. La visita de los Príncipes o la presencia de famosos diseñadores en el convento de Santa Clara han dado una oportunidad única al alcalde de hacerse varias fotos para la posteridad municipal, sacando pecho en los telediarios por su gestión cultural. Y esto justo en un momento en el que buena parte de los promotores privados locales aireaban un claro descontento con Zoido por los recortes en las ayudas a las artes escénicas. El comisario de la exposición, y director municipal de Patrimonio e Infraestructuras Culturales, Benito Navarrete, decía antes de la inauguración que para considerar un éxito la muestra, debía recibir al menos 30.000 visitas. Finalmente, esta cifra se ha visto superada y quedará cerca de las 48.000. A esto hay que sumar que el antiguo convento de Santa Clara, rehabilitado en el anterior mandato municipal, también ha logrado darse a conocer entre los sevillanos y demostrar sus posibilidades como centro expositivo. Lo mismo ocurrió con el monasterio de la Cartuja cuando en 1999 acogió la gran exposición sobre Velázquez. Y aunque algunos han tratado de comparar aquella iniciativa con la de Zurbarán, lo cierto es que poco tienen que ver. La de 1999 duró un tiempo similar, 73 días, aunque exhibía 102 obras –frente a los 17 lienzos de las Persuasión y Devoción– y disponía de un presupuesto de casi 300 millones de pesetas (1,8 millones de euros). Logró 250.000 visitas y obtuvo una recaudación de 105 millones de pesetas (631.000 euros). Precisamente el presupuesto de las Santas, de 425.000 euros –de los que 150.000 los aportó el BBVA– generó cierta polémica inicialmente, ya que este desembolso municipal se produce en un momento de recortes y austeridad. Las salas de teatro privadas y la oposición alzaron la voz para advertir de que no era el momento de hacer estos gastos. Tres meses después, el portavoz del grupo municipal del PSOE en Cultura, Antonio Muñoz, mantiene su crítica y pone en duda tanto el “supuesto presupuesto” como su impacto turístico. El concejal criticó “la falta de transparencia” de Zoido y aseveró que calculan que este proyecto ha superado los 600.000 euros de coste, incluyendo todas sus actividades. “Para valorar si la inversión mereció la pena, necesitamos saber su coste”, añadió Muñoz, quien consideró que a la muestra le ha faltado promoción, por lo que no ha atraído turismo directamente. Asimismo, puso en duda que las Santas vayan a tener continuidad y que los vestidos vayan a quedarse en Sevilla. En el sector turístico, aunque no tienen datos concretos, del impacto, sí apoyan la iniciativa. El gerente de la Asociación de Hoteleros de Sevilla, Santiago Padilla, reconoce que el “eco y publicidad” de la exposición ha ayudado al sector. “Actividades tan originales como ésta y con enjundia es lo que necesita Sevilla, que debe aspirar a convertirse en un gran destino cultural”. En cuanto al futuro de las Santas, el alcalde manifestó desde el principio su deseo de que esta exposición girara por otras ciudades, así como que los vestidos pudieran quedarse en la capital hispalense. A día de hoy, nada de esto está claro. Ni el BBVA ha aclarado dónde depositará los trajes ni se han confirmado las negociaciones con el Thyssen de Málaga y de Madrid para recibir la muestra. A la espera de que la semana que viene se puedan despejar estas incógnitas, el alcalde quiso hacerse ayer la última foto arropado por sus Santas, a las que, a partir de la próxima semana, habrá que pedir cuentas.

  • 1