miércoles, 20 marzo 2019
14:02
, última actualización

Las villas están de vuelta

Turismo Andaluz recupera y relanza la red de establecimientos de tres estrellas en parajes naturales, que había sufrido un severo abandono durante la crisis económica.

el 27 jun 2014 / 23:09 h.

Villa de Priego de Córdoba. / El Correo Villa de Priego de Córdoba. / El Correo Después de superar un dantesco abandono, la red de hoteles rurales de tres estrellas de la Junta de Andalucía, las Villas Turísticas, celebran este año su relanzamiento en el mercado. De una red diseñada en los 90 con una decena de instalaciones en todas las provincias y tras padecer el colapso económico y la entrada fallida de capital privado en 2009, en 2014 remontan el vuelo –esta vez con gestión 100% pública– cinco de estos complejos en otros tantos espacios naturales: Priego de Córdoba (Subbética), Grazalema (Cádiz), Cazorla (Jaén), Bubión (Granada) y Laujar (Almería). Para presentar la campaña de recuperación de estas Villas Turísticas, el director general de Turismo Andaluz, Francisco Artacho, se desplazó el jueves hasta la Villa Turística de Priego de Córdoba, al pie del Parque Natural de la Subbética. Como explicó el propio Artacho, retoman el reto iniciado hace 20 años de impulsar el turismo rural de vanguardia y la economía de las zonas de interior donde se ubican, alejadas de los polos de desarrollo como las capitales. Muy golpeadas por la crisis, algunas de estas instalaciones llegaron a cerrar. Otras funcionaron de forma más voluntariosa que realista: la instalación recién remozada de Priego llegó a padecer, explican responsables de Turismo Andaluz, falta de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano. Para colmo de males, apenas había fondos en la Consejería de Turismo para las reformas y el mantenimiento. De momento permanecerán cerradas otras villas turísticas que quebraron, como la de Cazalla de la Sierra, Periana (Málaga) o Fuenteheridos (Huelva): en diverso grado de deterioro, no hay fondos para acometer su reforma. Por eso Artacho sonreía cuando explicaba tras la presentación oficial cómo con unos pocos «miles de euros» y las ganas de los propios trabajadores –desde cocineros a recepcionistas– se ha remodelado la instalación cordobesa –donde no hizo falta iniciar trabajos de obra mayor, pero sí se ha introducido el aire acondicionado de otra villa de momento imposible de recuperar con el presupuesto disponible–, o cómo, de forma más urgente, la Villa Turística de Grazalema (Cádiz) pudo reabrir en 2013 después de tres años cerrada, uno de recolección de fondos y otros dos de obras, tal y como pormenorizó la directora comercial de Hoteles Villas Turísticas de Andalucía, Patricia Jiménez, también después de esta presentación de la campaña. Hotel Villa de Cazorla. Hotel Villa de Cazorla. El primer objetivo es recuperar el nivel de ocupación, llevarlo al menos al 50% de media, explicó el director general de Turismo Andaluz. Para ello queda mucha tarea de promoción, pero los datos son alentadores: en 2013 la ocupación fue del 21%, y en lo que va de 2014 seis puntos por encima. Jiménez añade que si en 2010 una familia se limitaba a pernoctar una noche y se traía la comida –en las Villas se puede cocinar porque su estructura es la de un pequeño pueblo andaluz con alojamientos que simulan casas, calles, fuentes, acequias, jardines y piscina–, en 2014 comienzan a ser frecuentes las pernoctas de dos noches y el uso del restaurante porque el plato fuerte de las villas es la gastronomía. Eso sí, ella quiere que las pernoctas se extiendan a lo largo de la semana –para lo que busca contactar con colectivos que trabajan los fines de semana, como los bomberos– y que la oferta deje de concentrarse en primavera y otoño, las estaciones fuertes del turismo rural. La campaña de relanzamiento y comercialización buscará reducir la dependencia de la demanda nacional (el 98% de los huéspedes son españoles) en mercados europeos en los que Andalucía es una marca atractiva y se venderán paquetes que combinen la estancia en varias de estas Villas. Al mismo tiempo se buscará por todos los medios reactivar el turismo de proximidad: el grueso de los turistas seguirá teniendo las villas a cuatro horas o menos de coche desde su domicilio, explicó la directora comercial. Además de la campaña publicitaria –encargada a una agencia junior de estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, La Huerta, con el eslogan Viajes de vuelta– y del boca-oreja en las redes sociales, el plan para relanzar las villas mejorará asimismo su gestión. Lo importante, que el huésped vuelva a vivir una experiencia que nunca debió perder.

  • 1