Local

Lipasam quita todos los contenedores de aceite por la tardanza en la recogida

El contrato con la adjudicataria queda rescindido por “deficiencias” en la prestación del servicio. El Consistorio prepara otro concurso público “más estricto” para que pueda adjudicarse a finales de año

el 20 ago 2013 / 23:40 h.

TAGS:

Lipasam ha retirado todos los contenedores para depositar aceites usados –alrededor de 200, distribuidos por las barriadas de la ciudad– y rescindido el contrato público con la empresa encargada de su recogida debido a las deficiencias en el servicio, que, según argumentaron fuentes del Ayuntamiento, se resumían en dos: la tardanza en llevarse los residuos y las manchas que dejaban cuando sí lo hacían. EFE EFE “No estaban cumpliendo los términos del contrato, de ahí esa rescisión”, indicaron las mismas fuentes, que anunciaron que ya está en marcha un nuevo concurso para adjudicar el servicio, con cláusulas más estrictas en cuanto a la periodicidad de la retirada de los aceites y la necesaria limpieza del entorno donde se vayan a ubicar los contenedores. Aquel retraso en vaciarlos trajo un problema adicional: había personas que, sin miramiento higiénico alguno, extraían la grasa para venderla a intermediarios de fabricantes de biocombustibles –no faltan en la red anuncios de agentes que efectúan tal mediación, con precios que oscilan entre 20 y 50 céntimos por litro–. Tras llevarse los aceites y destrozar el contenedor, dejaban un grasiento reguero que era incluso peligroso para la propia circulación de los coches, ante el riesgo de derrape. Desde Plaza Nueva sostuvieron que tales deficiencias en la prestación del servicio desencadenaron la anulación, que desvincularon de la investigación judicial abierta para esclarecer si existieron contrataciones irregulares en la adjudicación de la retirada de residuos grasos durante el anterior mandato, en tiempos de Rafael Pineda en la gerencia de Lipasam. Las diligencias giran en torno a cinco contratos menores adjudicados por esta empresa municipal  para la recogida de aceites usados, por valor de 200.000 euros y entre los años 2007 y 2011. Ante el juez, Pineda negó que existieran las irregularidades investigadas por la unidad de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional. Precisamente la firma encargada del vaciado de contedores para reutilizar los aceites vegetales era Bioenergía Selectiva Andaluza que, según las fuentes del Consistorio, coincide con una de las sociedades investigadas, Selosa Bioenergía, que cambió de denominación. Las pesquisas tratan de esclarecer si se adjudicó el contrato antes incluso de que se constituyera la propia empresa. El partido Unión Progreso y Democracia (UPyD) puso sobre aviso de esta cuestión en febrero de 2010, cuando advirtió de que la empresa adjudicataria no tenía ni siquiera las instalaciones precisas para hacerse cargo del servicio ni tampoco medios de transporte suficientes y adecuados. Lipasam inició la retirada de los aceites usados –ya reciclados, sirven para fabricar biocarburantes y jabones, entre otras aplicaciones–, en 2008, arrancando en los mercados de abastos y supermercados para después sembrar los barrios de contenedores naranjas. Previamente se hizo una prueba piloto para la recogida de residuos de las casetas de la Feria de Abril –unos 100.000 litros de los que se obtuvieron más de 83.000 de biodiésel–. Y la clave era medioambiental: evitar la contaminación por aceite arrojado a las cañerías. Esta iniciativa hizo que la empresa municipal recibiera en 2010 el Premio Bioenergía Oro 2010, que convocaba a nivel nacional Ategrus, que es la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente. Desde el Consistorio precisaron que los ciudadanos pueden seguir depositando los aceites usados en los Puntos Limpios de Lipasam, ubicados en el Polígono Calonge, frente a la fábricade Persán en la autovía Sevilla-Málaga, en el cruce de Su Eminencia con la carretera Sevilla-Utrera y Pino Montano, justo en la carretera a Brenes en la intersección con la ronda supernorte.

  • 1