miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Local

Los 175 nuevos colegios bilingües tendrán un año para formar al profesorado

Educación ha anunciado que en septiembre habrá 175 nuevos centros bilingües en Andalucía. Pero, aunque administrativamente lo sean, de facto no empezarán a funcionar como tal hasta 2010. Los profesores tendrán que pasar el próximo curso 'en blanco' formándose para aprender a impartir su asignatura en inglés, francés o alemán.

el 16 sep 2009 / 07:14 h.

TAGS:

Educación ha anunciado que en septiembre habrá 175 nuevos centros bilingües en Andalucía. Pero, aunque administrativamente lo sean, de facto no empezarán a funcionar como tal hasta 2010. Los profesores tendrán que pasar el próximo curso 'en blanco' formándose para aprender a impartir su asignatura en inglés, francés o alemán.

En la práctica, el desarrollo del Plan del Plurilingüismo en la escuela andaluza va justo un año por detrás de los datos oficiales que la Consejería de Educación ha presentado en el Parlamento. El mes pasado, la consejera Mar Moreno anunció que 175 colegios e institutos más se incorporarían en septiembre a la red de centros, alcanzando un total de 694 escuelas que compaginan cursos en castellano y cursos en inglés, francés, italiano o alemán. Dos semanas después de esa comparecencia, la directora general de Participación e Innovación Educativa, Aurelia Calzada, envió unas instrucciones a esos 175 colegios para aclararles que en el primer año, el curso que empieza en septiembre, no se implantaría el bilingüismo en sus aulas. En su lugar, el profesorado tendrá que dedicar este curso a formarse en la didáctica de su materia impartida en otro idioma.

El llamado "año cero" de los colegios bilingües se dedica a la formación del profesorado. Los docentes han de rediseñar los temarios de sus asignaturas para adaptarlas a la segunda lengua que se implanta en el centro. "En este año académico no se impartirá enseñanza bilingüe en ninguna etapa educativa y el profesorado de educación Infantil, Primaria y Secundaria dedicará el curso a su formación lingüística y pedagógica", reza la instrucción. Los docentes tendrán que asistir a las actividades formativas que propongan las Escuelas Oficiales de Idiomas -que tienen cursos exclusivos para el profesorado de centros bilingües- además de acudir a las jornadas formativas que ofertan los Centros del Profesorado.

En las escuelas de Infantil -antiguas guarderías- y colegios de Infantil, sólo se permitirá impartir la iniciación en lengua extranjera si el centro cuenta con un profesor definitivo que acredite el nivel exigido para enseñar idiomas (grado BI del marco europeo).

Con todo, la formación lingüística y pedagógica que se le exige a los profesores de las unidades bilingües no es obligatoria, de manera que depende del maestro decidir cuántas horas de formación necesita para poder dar clases en inglés o francés a partir de septiembre de 2010.

Aunque Educación anunciase en el Parlamento que este curso se sumarían 175 colegios a la red bilingüe, en la oferta escolar de estos centros no se incluyó esa mención en el proceso de escolarización del pasado marzo. "Los padres no matricularon a sus hijos creyendo que les darían clases bilingües este año. Hasta marzo de 2010 no podrán presentar la oferta de bilingüismo", explican fuentes de la consejería.

El Plan de Plurilingüismo es uno de los más ambiciosos del Gobierno andaluz, aunque los sindicatos de la enseñanza discrepan del modelo que se ha elegido. Los llamados colegios bilingües tienen, en realidad, una o dos unidades bilingües. El resto de clases funciona como cualquier otro centro. Para matricularse en una sección idiomática hay números clausus, y algunas escuelas tienen que sortear las plazas porque no hay para todos. Algunos sindicatos critican la "discriminación" que se produce entre alumnos del mismo centro.

Sin embargo, el mayor escollo que sufre el plurilingüismo -reconocido abiertamente por la Junta- es la falta de preparación lingüística de muchos profesores andaluces. "Las plazas de profesores especializados se cubren, pero si producen baja, no es tan fácil encontrar sustituto para alguien que sabe enseñar matemáticas en alemán", explican desde la consejería. Para mejorar su formación, la Junta les reduce su jornada horaria y envía a los centros auxiliares de conversación nativos que apoyan a los docentes andaluces en sus clases.

También hay permisos para perfeccionar un idioma en el extranjero. El problema del sistema de formación del profesorado sigue siendo el mismo: es voluntario, así que hay docentes que se reciclan constantemente para integrar los idiomas y las nuevas tecnologías en sus métodos de enseñanza, y otros, sin embargo, repiten la misma unidad didáctica año tras año.

  • 1