martes, 13 noviembre 2018
06:23
, última actualización
Deportes

Los administradores del Racing prefirieron curarse en salud con Álvaro

El rechazo a la oferta por el zaguero, pese a la situación económica de la entidad cántabra, por el riesgo deportivo que supondría traspasarle ha sorprendido en el Sevilla.

el 27 ene 2012 / 21:16 h.

Juan Cala llegó este viernes a Sevilla como tercer refuerzo invernal del club, tras la incorporación de José Antonio Reyes y Babá Diawara. El canterano ha sido el elegido para cubrir la plaza que deja vacante Martín Cáceres, ya en la Juventus. Con todo, el gran deseado era Álvaro González.

El Sevilla llevaba tiempo tras él y tenía la esperanza de ficharle este invierno aprovechando, entre otras cosas, las urgencias económicas del Racing. Sin embargo, se ha llevado cierta sorpresa con los administradores concursales por entender que se han mostrado inflexibles pese a la situación económica del club.

"Su intención es dejar al club saneado y entienden que la viabilidad del Racing pasa por acabar bien en la parte deportiva", dice Juanjo González, técnico del conjunto santanderino, cuando se le pregunta por ellos.

Y es que éstos han querido curarse en salud, según el Sevilla, dado que la situación en la tabla del Racing -a un solo punto del descenso en estos momentos- no es boyante. Tampoco lo es la de sus arcas, pero los administradores se han mostrado inflexibles.

El Sevilla hizo llegar en su día una oferta de 1,5 millones y planteó alguna cesión, pero fue rechazada por los concursales, que se acogieron a la cláusula de rescisión de 3,5 millones del jugador.

Tampoco aceptaron la última oferta, superior a los 2 millones. Su argumento fue que la marcha del zaguero debilitaría mucho al club deportivamente y que la prioridad es salvar la categoría, algo que se complicaría aún más en caso de traspasarle. Por eso, se remitieron a su cláusula, la cual, de haberse ejecutado, les habría quitado responsabilidad ante hechos futuros. El Sevilla, tras fichar a Reyes y Babá, prefirió no pagar esa cantidad a mitad de temporada por un futbolista que no dejaba de ser una apuesta. 

  • 1