miércoles, 24 abril 2019
17:40
, última actualización
Local

Los alumnos piden que se mantenga el artículo

«Acabar el examen no significa aprobar», aseguran desde el Cadus.

el 25 ene 2010 / 20:06 h.

TAGS:

El comunicado del rector para acabar con la polémica no dejó satisfechos a los alumnos de la Universidad de Sevilla. Éstos, aunque mantuvieron ayer las mismas tesis que Joaquín Luque en cuanto a que se ha "malinterpretado" la normativa -"que en ningún caso permitía aprobar a quien copie", según aseguraron-, mostaron ciertas discrepancias con el rector en cuanto al consenso en que, según Luque, transcurrió la reunión del Consejo de Gobierno en el Rectorado y sobre la pertinencia, para los alumnos, de mantener que quien copie pueda concluir el examen, "aunque acabarlo no significa que se apruebe".

Así lo expresó, en una comparecencia pública celebrada horas más tarde el delegado del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus), Rafael Roldán, quien, eso sí, dejó claro en todo momento que "aunque el artículo 20 de la normativa universitaria se puede redactar mejor, en ningún momento se puede deducir que se permite copiar".

"Todo está como antes". Roldán por "clarificar" la redacción de la norma y añadió que, tras su suspensión, "todo está como antes: el profesor que detecte copiar a un alumno puede dejarlo acabar el examen o expulsarlo del aula. Luego, el alumno, puede recurrir a la comisión de reclamación, un órgano que también contemplaba la normativa ahora anulada".

El delegado del Cadus se refirió a la normativa de varias universidades europeas y norteamericanas -como las de Sköv, en Suecia, o la de California, en Estados Unidos- que permiten acabar el examen al alumno que copie, "si bien, esto sólo es para que el examen se guarde y el alumno tenga la opción de reclamar a la comisión. Acabar el examen no es sinónimo de aprobar", diferenció Roldán.

A pesar de la nueva redacción reivindicada por el delegado del Cadus, éste admitió que los alumnos participaron en la redacción de la normativa de la polémica. Según otro miembro del Cadus, "se propusieron ciertos cambios en otros puntos pero no en éste porque la normativa llegó con mucha urgencia y hubo que tramitarla deprisa para que estuviera vigente cuando comenzara el curso".

Roldán se quejó de que el rector no llegó a someter a votación el comunicado del Consejo porque "había ciertas diferencias entre algunos de sus miembros. Ante la polémica, había que lanzar un mensaje sin fisuras.

  • 1