viernes, 16 noviembre 2018
04:52
, última actualización
Local

"Los años de banquillo me han enseñado que puedo hacerlo"

El joven matador se probó en la ganadería de Cuvillo y abre el serial de San isidro.

el 09 may 2012 / 18:43 h.

La cita fue el pasado martes, en tierras de Vejer. Álvaro Núñez Benjumea le había encerrado en la placita de El Grullo dos vacas y un toro para certificar su estado de cara a un doble y trascendental compromiso: confirmación de alternativa y apertura del largo serial isidril, que comienza esta misma tarde. La prueba se verificó sin ningún problema, "con buenas sensaciones", calentándose con las becerras y cuajando de cabo a rabo un buen toro de Cuvillo que le permitió torear a placer.

Antonio Nazaré estaba preparado y ya aguarda en Madrid el momento de volver a vestirse de luces para refrendar su doctorado -estoqueará el primer toro que salte en la feria- apadrinado por Miguel Abellán y en presencia de Leandro. Los toros pertenecerán a la divisa de El Cortijillo.

Nazaré aterriza en Madrid sabiéndose en el punto de mira de los profesionales después del triple toque de atención que ha reiterado en Sevilla. Primero, entregándose a tope el último 15 de agosto; bordando una de las faenas de la temporada 2011 el día del Pilar y cortando una valiosa oreja en la recentísima Feria de Abril a un interesante y exigente ejemplar de Fuente Ymbro que le acabó hiriendo. La recuperación del percance ha sido inmediata, pero también dolorosa.

"El fisio tenía que meterme los dedos en la herida para que todo fuera más rápido", explica el torero, que afrontó la prueba definitiva delante de las reses bravas sin acusar ningún tipo de molestia: "Después de estas semanas de rehabilitación, no he sentido ningún tipo de dolor al ponerme delante del toro y de las vacas".

Antonio Nazaré, uno de los valores más sólidos de la actual cantera sevillana, no tuvo dudas después de aquella molesta cornada abrileña. Estaría listo para liarse el capote de paseo en Madrid esta tarde. "Confirmar en Madrid es un paso muy importante en mi carrera y por nada del mundo me iba a perder esta cita. Después de cómo me he sentido en el campo voy con más seguridad si cabe. Además, el triunfo en Sevilla me ha dado una enorme moral y estaré en Madrid con todas las garantías", afirma el torero.

El joven matador de Dos Hermanas es consciente de la responsabilidad que afronta pero también sabe lo que dejá atrás en una dura forja en la que nadie le ha regalado nada: "No he vivido una carrera fácil, pero no puedo quejarme. Me estoy curtiendo como persona y madurando a una velocidad tremenda. Tenemos que recoger los frutos más allá de Sevilla, aprovechar la confirmación y afrontar la temporada metiéndome en ese grupo de toreros dispuestos a dar el salto. Estos años de banquillo me han enseñado que puedo hacerlo. Éste es mi año", enfatiza el matador, que tiene muy claros sus objetivos en el toreo: "Creo que tengo condiciones. Yo no sé lo que tardaré en conseguirlo pero sí sé que llegaré, eso es seguro".

  • 1