viernes, 19 abril 2019
10:30
, última actualización
Local

Los colegios sólo recibirán dinero para los proyectos si se cumplen objetivos

Los colegios sólo recibirán dinero para determinados proyectos cuando Educación compruebe que han hecho progresos concretos. A partir de ahora, la consejería condicionará las subvenciones a los buenos resultados.

el 15 sep 2009 / 20:05 h.

TAGS:

Los colegios sólo recibirán dinero para determinados proyectos cuando Educación compruebe que han hecho progresos concretos. A partir de ahora, la consejería condicionará las subvenciones a los buenos resultados. Antes, los centros tenían que diseñar un plan para cada objetivo, ahora deberán integrarlos todos en la misma estrategia educativa.

La Consejería de Educación ha derogado el sistema de los proyectos educativos porque "arrastraba demasiada burocracia", pero los objetivos que había tras ellos siguen ahí. La nueva estrategia evitará que un mismo colegio tenga que diseñar 11 planes distintos, uno para cada objetivo de la escuela (lectura, convivencia, igualdad...). En vez de eso, cada centro pondrá el énfasis en un solo macroproyecto, donde estén conectados entre sí todos esos objetivos.

Esto significa que formalmente algunos de los viejos proyectos desaparecen como tal, y sus objetivos se integran en el llamado Plan de Centro, que es la hoja de ruta con la que cada colegio define sus estrategias pedagógicas al principio de curso y plantea los resultados que alcanzarán al final. Es una forma de poner orden en el "caótico trabajo" que hasta ahora hacían los colegios. "Sumar y yuxtaponer al currículum es negativo, porque acabamos con una inflación de contenidos que el profesor no es capaz de abordar", explicaron ayer fuentes de la dirección general de Innovación.

Pero, además, al unificar los objetivos de todos los proyectos en uno solo, la administración espera enriquecer la enseñanza. "No tiene sentido separar un proyecto sobre la convivencia escolar de las materias básicas. Se puede aprender convivencia a través de las Matemáticas. Si todos los objetivos de la escuela se integran en el currículum del alumno, en lugar de hacerle comprender cada cosa por separado, habremos dado un salto cualitativo importante", aseguran estas fuentes. De esto se desprende la otra razón que ha motivado el cambio de estrategia: restar burocracia a la escuela.

No obstante, no todos los objetivos seguirán en manos de los colegios. La consejería ha reestructurado los viejos proyectos en tres grupos: En el primero estarán los de más peso en la escuela: los TIC, los bilingües, el plan de lectura, los sistemas de gestión de calidad, el deporte en la escuela y los planes de compensación educativa. La implantación de esos programas ya no dependerá del voluntarismo de los colegios. Se ha diseñado un calendario para ir incorporando por oleadas anuales a los que no cuentan con esos recursos. Todos los colegios que se inauguren a partir de ahora ya tendrán estos programas incorporados, según la consejería.

En el segundo grupo entran los proyectos que pasan a convertirse en objetivos dentro del Plan de Centro: Escuela, espacio de paz, los planes de autoevaluación, el de coeducación, los proyectos de salud en la escuela, de alimentación saludable, el plan de interculturalidad... Educación mantendrá los fondos para subvencionar esos proyectos, pero a partir de ahora "los recursos se van a facilitar cuando se compruebe que el colegio ha progresado en aspectos concretos". Los colegios van a tener más autonomía y se les proveerá de más fondos. Pero en el presupuesto de cada centro habrá "partidas funcionales", subvenciones condicionadas a los logros obtenidos. Si demuestran que han mejorado la convivencia, recibirán dinero para convivencia.

Evaluar resultados. La consejería ha sido crítica con el sistema anterior, porque "apenas se rendía cuentas a los colegios que recibían dinero para un proyecto". "Se gastaba mucho y no todos trabajaban igual", decían desde la Junta. Algunos colegios solicitaban un proyecto esperando recibir la subvención y después lo invertían en cubrir otras necesidades. Ahora habrá un seguimiento del trabajo que hacen los colegios en aspectos concretos y se les evaluará según unos índices medibles, que aún tienen que ser definidos. Será la Agencia de Evaluación, ayudada de los inspectores, la que que examine el esfuerzo de los centros.

Este sistema se parece mucho a la del Plan de Calidad. También éste condiciona los incentivos al profesorado a la mejora de los rendimientos, de la convivencia, del trabajo en grupo... La consejería dice que los proyectos educativos del segundo grupo no dependerán de la orden de incentivos.

El tercer grupo es el de los proyectos de innovación y desarrollo curricular. Estos son los únicos que no cambian. Seguirá habiendo una convocatoria pública para solicitar dinero a la Junta con el que desarrollar proyectos que "revolucionen" el trabajo docente, pero la consejería será más rigurosa a la hora de valorarlos. "Sólo se les subvencionará si la propuesta es verdaderamente novedosa", dicen.

Este curso y el siguiente, los centros a los que se les concedió financiación para poner en marcha un proyecto funcionarán con el viejo sistema. Educación dice que derogó el modelo de planes educativos "en el momento justo", para que no afecte a los que ya habían entrado en el sistema. Pero también para que no se perpetúe un modelo en el que el nuevo departamento ha dejado de creer.

  • 1