viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Economía

Los coletazos de Lehman

Al menos 10.000 andaluces siguen afectados un año después por el descalabro del gigante financiero estadounidense

el 15 sep 2009 / 20:58 h.

Raúl Castro, presidente de Cuba.

Hace un año y un día se escenificó lo que todos los expertos han coincidido en llamar el punto de inflexión de la crisis financiera: la quiebra de Lehman Brothers, que tuvo consecuencias a nivel mundial. De hecho, al menos 10.000 andaluces se han visto afectados por este descalabro que tendrá que resolverse en los tribunales.

Los activos tóxicos procedentes de las denominadas hipotecas basura acabaron llevando a la quiebra al cuarto banco de inversión del mundo el 15 de septiembre de 2008. La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) denunció en Sevilla que aún son miles los afectados en España a los que no se les ha dado una respuesta y su presidente, Luis Pineda, cifró en “al menos 10.000” los andaluces.

Por ello, esta entidad recordó que está ultimando la demanda de acción colectiva contra Citibank España, una de las firmas que comercializaba un producto emitido por Lehman Brothers –denominado Bono Semestre x 5– y que arrastró a un gran número de damnificados por todo el país. 

“Esta demanda se debe al desamparo en el que Citibank España ha dejado a sus clientes por negarse a atender sus reclamaciones”, recalcó Pineda, que explicó que siempre les remite a los concursos de acreedores de EEUU y Holanda. Ausbanc denunció además que desde que se desplomara el gigante financiero estadounidense, se han incrementado de manera alarmante las reclamaciones por la comercialización de productos financieros tóxicos. De hecho, los servicios jurídicos de esta asociación de usuarios han presentado casi un centenar de demandas individuales por todo el país.

Pero lo peor, según Pineda, es que el sistema financiero no ha aprendido de sus propios y recientes errores. “Hay más fondos tóxicos que cuando se inició la crisis, y los colocan haciendo más sofisticada su venta, porque las entidades alegan que este tipo de productos son un seguro ante una subida de tipos de interés, algo que no es cierto”, explicó. En el contexto actual, Pineda no dudó en afirmar que un año después “estamos peor, porque no se ha tomado ninguna decisión estructurada para que no vuelva a suceder”.

Entre sus reclamaciones, destacó la persecución de los paraísos fiscales, “que son los Guantánamo financieros”, una posición activa y crítica de los órganos de control bancario, “donde Ausbanc debería estar presente”, así como “la reconquista de los tribunales frente a sistemas arbitrales y autorregulaciones”. 

  • 1