sábado, 20 abril 2019
18:02
, última actualización

Los comerciantes de Alcalá se quejan del alto precio de los puestos del mercado

En la plaza de abastos están que trinan. La inminente apertura del nuevo mercado, en el antiguo edificio de Sevillana, ha levantado las críticas de comerciantes y usuarios por el alto precio que hay que pagar por los nuevos puestos. Así, sólo dos de los 15 que aún quedan en la actual plaza han presentado la solicitud de traslado.

el 21 nov 2009 / 19:30 h.

El problema, denuncian, son los elevados costes para la implantación de los nuevos puestos. Muchos comerciantes no ocultan que si el Ayuntamiento sigue adelante con el proyecto tendrán que bajar la persiana porque supone una inversión inasequible. Critican, además, que tanto el nuevo mercado como las condiciones de pago se han realizado al margen de los vendedores.

Aníbal Araújo, el único tendero que aún queda en la antigua plaza con un puesto de ultramarinos, afirma tajante que todos quieren trasladarse al nuevo edificio pero que el coste les resulta "imposible de pagar" en un mercado donde los márgenes de beneficio son muy pequeños.

Apenas a unos metros, en la calle del pescado, está el puesto de Alberto Mallado, uno de los dos únicos tenderos que han solicitado un plaza para el nuevo mercado. Él explica que, en su caso, lo ha hecho "con la condición de no tener que abonar el canon para entrar en el mercado". Mallado añade que los 15 tenderos han presentado al consistorio un pliego con las condiciones que consideran idóneas para el traslado. "Ellos saben que las condiciones son inasumibles, de hecho a la vista está que nadie ha presentado la solicitud", continúa.

Este veterano del pescado cuenta que a un puesto que ocupa el espacio mínimo exigido, 15 metros cuadrados, el traslado le costaría alrededor de 10.000 euros. Aunque el Ayuntamiento confirma que cada comerciante tendrá una subvención del 75%, en cualquier caso, dicen los comerciantes, ambas cifras están muy lejos de lo que pueden pagar.

Mientras tanto, el Consistorio responde que el objetivo es que el mercado quede bajo la gestión de los propios tenderos. Escudero explicó que este enclave va más allá de un mercado de abastos pues se convertirá en un espacio comercial "adaptado a los nuevos tiempos, con apertura continuada y autogestionado, cambios que son difíciles de asimilar".

  • 1