Los equipos de emergencia de toda España participan en un simulacro en Alcalá

Hay que pensar en una catástrofe, cuanto más grande mejor, aventurar qué podría ocurrir que obligara a movilizar lo más rápidamente posible a policías locales y nacionales, guardias civiles, militares, voluntarios, sanitarios... En Alcalá de Guadaíra lo han hecho.

el 16 abr 2010 / 18:53 h.

Se trata de un ejercicio de entrenamiento, perfectamente definido, con un guión detallado que además, no se quedará en el papel pues servirá para estar preparados en caso de grandes catástrofes. Es el mayor simulacro en la historia de la comunidad andaluza.

El ejercicio consiguió demostrar que 400 profesionales pueden en menos de una hora atender a los heridos de un autobús accidentado, montar un hospital de campaña, evacuarlos en helicópteros, controlar fuegos y desactivar una amenaza química. Todo supuesto, claro. Pero si hay que hacerlo de verdad, se hace.

El simulacro tuvo lugar en el antiguo acuartelamiento de Las Canteras. La escena se parecía a alguno de los capítulos más extremos de series televisivas. El escenario incluía un autobús, varios coches, casas, escombros y una zona con productos químicos.

Aunque el riesgo sísmico de Alcalá es mínimo, todo comenzó con un terremoto que produjo el hundimiento de numerosas viviendas. El seísmo fue de tal magnitud que produjo incendios y escapes de sustancias radioactivas. Los técnicos de los servicios de emergencias actuaron con rapidez, ayudados por colegas de otras comunidades autónomas. En unos minutos montaron un hospital de campaña y empezaron a atender a los heridos. Cuando parecía que todo estaba en calma, un autobús tuvo un accidente y los técnicos del 061 tuvieron que rescatar de su interior a un grupo de estudiantes.

Otro cuerpo de élite que no podía faltar fue la unidad NBQ (Nuclear, Biológico y Químico). Sus componentes habían detectado un sospechoso humo blanco altamente nocivo. Los agentes rescataron a varios operarios y les liberaron del peligro químico.

Pero la cosa no acabó aquí, varias personas estaban atrapadas en un edificio y había que sacarlos por la azotea, de ello se encargó un helicóptero de rescate. Poco después del mediodía, el simulacro culminó con éxito. Alcalá está a salvo.

  • 1