martes, 11 diciembre 2018
19:17
, última actualización
Toros

Los estamentos del toreo trasladan al PP una cascada de demandas profesionales

El grupo popular reúne a varios representantes de las asociaciones profesionales vinculadas al mundo del toro antes de revitalizar el inactivo Consejo Andaluz de Asuntos Taurinos.

el 01 nov 2014 / 12:00 h.

TAGS:

El ayuntamiento de la localidad ribereña acogió la reunión de los profesionales convocados por el PP. / El Correo El ayuntamiento de la localidad ribereña acogió la reunión de los profesionales convocados por el PP. / El Correo La finalidad de este foro convocado en Gelves la aclaró Jaime Raynaud, diputado popular en el Parlamento andaluz, que precisó que el novedoso encuentro sólo tenía sentido como un paso previo a la «resurrección» del Consejo Andaluz Taurino, que lleva varios años sin reunirse. Se trataba de tomar la temperatura al sector, de escuchar sus anhelos y reivindicaciones pero, sobre todo, de tomar nota de todo. Lo hacían en un momento delicado, de claro y recentísimo malestar de los profesionales taurinos con el Gobierno central, que ha excluido a la Tauromaquia del catálogo de patrimonio inmaterial de España. Carlos Núñez, presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, fue el encargado de abrir el turno de palabra realizando una batería de peticiones a la clase política. El criador gaditano partió de una base: «Tenemos que evitar la politización del toro». A partir de ahí advirtió que la mayor garantía de futuro pasaba por crear una «Tauromaquia sólida, interesante para el aficionado, atractiva para el que no lo es y asequible para todos». En esa línea, añadió Núñez, «nuestros peores enemigos no son los antitaurinos; es el cemento». El informador taurino José Luis López intervino a título personal pero realizó un conciso repaso al panorama actual desde el punto de mira periodístico. López evocó la fallida «panacea» del paso de las competencias taurinas desde Interior a Cultura y denunció el «oscurantismo» que sigue envolviendo al mundo del toro. El periodista recalcó una idea: «La buena información taurina es imprescindible hoy en todo tipo de soporte». Mucho más breve en sus palabras, el diestro sevillano Antonio Nazaré se detuvo especialmente en los costes inasumibles y la altísima fiscalidad que soporta el espectáculo. En esa línea argumental, el empresario madrileño Tomás Entero –gestiona, entre otras plazas, la de El Puerto de Santa María– recogió los argumentos que ya se habían expuesto pero realizó una seria advertencia: «Si la gente no va, estamos perdidos». Entero tenía una larga lista de reinvidicaciones. Una de las más llamativas fue la denuncia de los pliegos de adjudicación de las plazas de titularidad pública: «Salen a concurso con trampa; esa trampa es el apartado que se refiere a la experiencia taurina anterior, que provoca que todo siga siempre en manos de los mismos». En esa línea argumental recordó que uno de los anhelos históricos del sector, la bajada de las cargas impositivas, se había visto respondido con nuevas subidas. El empresario puso el ejemplo de las novilladas, «un espectáculo para amateurs que está grabado con el 21% de IVA». El picador Manuel Quinta, vinculado a la cuadrilla de Enrique Ponce, enfocó el asunto desde la perspectiva de la Unión de Picadores y Banderilleros. Quinta puso un dato alarmante sobre la mesa: «De nuestros 900 afiliados puede haber hoy 200 que vivan del toro». El veterano varilarguero se preguntó si la solución a la reducción de gastos en la organización de los espectáculos menores podía pasar por limitar la nómina de las cuadrillas: «Nosotros estamos dispuestos a realizar sacrificios pero no sabemos si pueden servir realmente de algo», precisó. José Luque Teruel acudió al encuentro en representación de la Asociación Nacional de Presidentes de Plazas de Toros defendiendo una idea fundamental que matizaba sustancialmente la reinvindicación de un reglamento común: «Lo que hay que hacer es una ley nacional taurina nueva, no un reglamento». El veterinario Rafael Fabra, por su parte, mostró su preocupación por el descenso de espectáculos celebrados y realizó un repaso estadístico desde el punto de vista sanitario. Emilio Moreno, apoderado de Nazaré, denunció que los valores de la Tauromaquia son desconocidos para la mayor parte de los jóvenes. Raynaud tiene trabajo por delante.

  • 1