domingo, 09 diciembre 2018
18:51
, última actualización
Local

Los horarios flexibles y el teletrabajo, principales armas para la conciliación

Una treintena de empresas sevillanas se someten al test del programa Andalucía Concilia de la Fundación Mujeres. La entidad ha elaborado el primer mapa andaluz de la conciliación con 155 firmas en total. Solo tres provincias alcanzan el aprobado.

el 17 nov 2014 / 12:00 h.

TAGS:

El teletrabajo forma parte de las políticas de conciliación de las empresas. / Rodríguez Aparicio El teletrabajo forma parte de las políticas de conciliación de las empresas. / Rodríguez Aparicio Horarios flexibles de entrada y salida, pensados sobre todo para facilitar llevar y recoger a los hijos de los colegios; teletrabajo en aquellas áreas que lo permiten; o limitar las reuniones al horario laboral sin que se extiendan más allá de este son algunas de las principales políticas de conciliación de las empresas que se preocupan por este aspecto. Así se desprende del diagnóstico realizado por la Fundación Mujeres que, a través del programa Andalucía Concilia financiado por la Consejería de Economía y el Fondo Social Europeo, ha elaborado un Mapa Andaluz de la Conciliación a partir de 155 empresas (33 en Sevilla) que se han sometido a su diagnóstico. El resultado es de aprobado raspado, teniendo en cuenta que la empresa que se somete a este estudio indica ya cierta implicación con la conciliación o al menos interés por facilitarla. Solo Sevilla, Córdoba y Málaga alcanzaron un nivel medio mientras que en el resto de las provincias el diagnóstico de las empresas participantes arrojó un nivel bajo. En el caso de Sevilla, de las 33 empresas participantes, 17 suspendieron, 5 alcanzaron el aprobado y 11 pueden presumir de ofrecer a sus trabajadores un nivel alto de posibilidades para conciliar la vida laboral, personal y familiar. Lucía Guardián es una de las responsables del estudio de la Fundación Mujeres y explica que se dirigieron a «muchísimas» empresas, públicas y privadas, pero «no todas quieren participar y una dificultad que nos encontramos es que los responsables de recursos humanos no siempre eran accesibles y son ellos quienes pueden contestar sobre qué medidas aplican». Se pasó el mismo cuestionario a todas las empresas si bien al realizar el diagnóstico e informe de sugerencias posterior, «que es lo que más han valorado las que han participado», sí se personalizó en función del sector, el número de trabajadores y el perfil de estos. El cuestionario se basaba en 25 ítems agrupados en cinco áreas: los objetivos que la empresa tenía en materia de conciliación, si recogían información y análisis de su situación, las medidas y métodos implantados, el seguimiento de los efectos de los mismos y el grado de responsabilidad e implicación con la materia. El estudio pretendía conocer el nivel de cumplimiento pero también de formalización de las medidas y objetivos, es decir, si la propia empresa registra y analiza sus resultados. Y es que más allá de la responsabilidad social corporativa, la sombra que siempre planea sobre las medidas de conciliación es si acarrean gastos para las empresas o reducen la productividad. La presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Andalucía, Mónica Moreno, tiene claro en este sentido que, al margen de la rentabilidad que supone tener satisfecho a un trabajador por cuanto ello repercute en su productividad, hay medidas que no suponen coste para la empresa como la flexibilidad horaria. «Los españoles somos de los que más horas trabajamos, pero no por ello los más productivos. Hay empresas que posibilitan trabajar en otros espacios y en otras horas, transformándose en una mejora de la organización. La flexibilidad horaria correctamente gestionada repercute positivamente en la productividad y la competitividad», subrayó. Moreno defiende que la empresa tiene su papel a la hora de generar un cambio «pero el primer paso deben darlo las administraciones públicas apoyando a aquellas empresas que apoyen la conciliación, valorándose a las empresas que apliquen medidas como el establecimiento de guarderías en los centros de trabajos, comedores de empresa u otras» en vez de «penalizarlas como sucede en algunas situaciones».

  • 1