viernes, 22 febrero 2019
10:56
, última actualización
Economía

Los inversores provocan un batacazo en la bolsa al temer otra recesión

El parqué español vive su peor caída en los últimos veinte meses: un 6,64%

el 14 may 2010 / 16:45 h.

Imagen de archivo de la Bolsa de Madrid.

La semana empezó con la mayor subida del Íbex 35 en su historia (del 14%) gracias al plan pactado a contrarreloj en la madrugada del lunes por los miembros de la Eurozna para rescatar a posibles países en crisis, pero acabó ayer mostrando la incertidumbre que aún el mercado sigue teniendo sobre España, a pesar de las medidas contra el déficit adoptadas por el Gobierno. Así, la bolsa se desplomó ayer el 6,64%, la mayor caída desde octubre de 2008, y descendió hasta 9.300 puntos, afectada también por las dudas sobre la recuperación de la economía europea, la ejecución de órdenes de venta automáticas y el retroceso de otros mercados.

De este modo, el Íbex 35, en el que bajaron todos los valores, perdió 662,80 puntos, equivalentes al 6,64%, hasta 9.314,70 puntos. Las pérdidas anuales crecen hasta el 21,99%, mientras que en la semana subió el 2,97%.

En Europa, con el euro a 1,239 dólares, nivel desconocido desde abril de 2006, Milán bajó el 5,26%, el índice Euro Stoxx el 4,68%; París, el 4,65%; Londres, el 3,14%, y Fráncfort, el 3,12%.

La bolsa española empezó la jornada con pérdidas moderadas condicionadas por el cierre negativo de Wall Street la víspera y por el mal comienzo de las plazas europeas. El mercado no prestaba atención al IPC de abril -subió el 1,1% en ese mes, en tanto que la tasa interanual aumentó una décima, hasta el 1,5%, la más alta desde diciembre de 2008-.

En el incremento de las pérdidas influían determinados rumores, como la posibilidad de desintegración del euro, que el Banco Central Europeo iba a dejar de comprar deuda española o italiana, o las previsiones de un menor crecimiento en el Viejo Continente por los planes de ajuste y el alza de impuestos.

Al final de la sesión, pasó de 9.600 a 9.200 puntos y llegó a bajar más del 7% por la ejecución de órdenes automáticas de venta, aunque en los últimos minutos recuperó la cota de 9.300 puntos.

El mayor desplome correspondió a Abengoa, que cayó el 9,53%, seguida de los grandes bancos, Santander, Popular, y BBVA, mientras que ArcelorMittal perdió el 7,27%, y Ferrovial, el 6,98%. Ebro Puleva registró la menor caída al perder el 1,27%, seguida de Iberia (-2,54%).

Una de cal y una arena. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) calificó como "importantes" las medidas anunciadas por el Gobierno español.

En cualquier caso, España debe bajar su déficit en 9,4 puntos porcentuales en la próxima década, una de las reducciones más drásticas del mundo, según el FMI, que dijo ayer que un buen plan de ajuste podría incluso acelerar la actividad económica.

Además, envió una llamada de atención a los países ricos para que la vuelta al crecimiento no los haga complacientes sobre los números rojos de sus cuentas públicas. De acuerdo con sus cálculos, éstos tendrán que reducir su déficit en 8,75 puntos porcentuales de su PIB durante la próxima década, más que lo previsto, para que su deuda vuelva al 60% del PIB de media en el 2030, porcentaje anterior a la crisis.

Ya en casa, el director general de estudios económicos del Banco de España, José Luis Malo de Molina, calificó las medidas de "buenas y positivas", pero añadió que el Ejecutivo tendrá que abordar reformas estructurales "pendientes".

"Para que la salida de la crisis sea sólida es necesario abordar los problemas que se han puesto de manifiesto en el mercado de trabajo, junto con otras reformas necesarias", señaló.

  • 1