Local

"Los jaramagos están tomando la obra del tranvía del Aljarafe"

La alcaldesa de Bormujos gobierna por primera vez en solitario tras ocho años a la sombra de Gaviño

el 24 nov 2011 / 20:26 h.

TAGS:

Marcelino, lamentándose en la banda.

No perdió la compostura cuando veía que se quedaba casi sin concejales para terminar su anterior mandato. Apenas estuvo un año y medio de alcaldesa, pero fue suficiente para poder darle la vuelta a la tortilla y dejar a independientes y socialistas sin la ansiada Alcaldía en Bormujos. Aunque en minoría, tiene la ventaja de estar en un Consistorio sin deudas y con suelos muy suculentos en las mismas faldas de la A-49.

-¿Cómo se pasa de ser tercera fuerza a rozar la mayoría absoluta? ¿Es cosa del tsunami azul?

-Aquí no ha sido un tsunami, sino tres legislaturas en las que he estado en el gobierno, una compartida con Baldomero Gaviño hasta el final. El cambio era plausible con el trabajo de Ana Hermoso y su equipo. Ha sido la constancia de la hormiga, no hemos sido cigarra: poquito a poco creando para llegar a a la Alcaldía de Bormujos.

-Y eso que en su recta final en la Alcaldía que se turnó con Gaviño le pusieran piedras en el camino: sin apoyo de los independientes y sin su gente del PP.

-Fueron malentendidos de personas que malmetían y que intentaban que no fuera alcaldesa.

-¿Cómo fueron esos días después del 22-M? Estuvo a escasos votos de la mayoría absoluta y luego hubo mucha negociación.

-Sí, faltó poco. Lo viví tranquila porque había hecho todo lo posible por el municipio. Si no llegaba a la Alcaldía es que no era mi momento. Una persona debe saber que en política hay que ser elegante cuando se pierde. Ni siquiera tomarlo como una derrota si has trabajado por un objetivo. La derrota es para cobardes y para gente que no trabaja y quiere ir rápido sin haber hecho un camino. Y yo llevo un camino de 14 años.

-Dos días antes, hubo un escarceo de Gaviño con el PSOE.

-Gaviño es todo un señor.

-Siempre tiene buenas palabras hacia él, pese a que rompió el pacto con usted hace meses.

-Eso entra dentro del juego político, pero Baldomero es como un padre político para mi. Siempre confié en él y conmigo ha trabajado bien. Por eso estaba tranquila, porque el esfuerzo de tanto tiempo no se podía ir a la porra.

-Gaviño ya no está en el gobierno, pero respalda su gestión.

-Su apoyo es constante. Me ayuda y colabora en todo lo que estoy aprendiendo, porque soy más joven y llevo menos carrera política. Todo lo que dialogo con él siempre llega a buen puerto.

-¿Como ve el estado de las obras SE-40 en el Aljarafe?

-Con la SE-40 se está haciendo una barbaridad. Debería mantenerse el proyecto de los túneles tal y como está. La reducción de carriles no es viable y perjudicaría a todos los municipios del Aljarafe con un gran cuello de botella.

-Ha tenido una reunión con Obras Públicas, ¿malas noticias con el tranvía del Aljarafe?


-No hay ningún avance. Han hecho un desdoble, pero quedará obsoleto en cuanto llegue el Metro a Bormujos, si es que llega.

-¿Habrá más ralentización?

-La ralentización para la Junta es igual a paralización. De la reunión interpretamos que no hay dinero y va a tardar mucho en ejecutarse el tranvía. Los jaramagos están tomando esta carretera y un día habrá un incendio. También es una pena que colocaran miles de farolas que cada vez que encienden gastan un dineral por la noche. Parece una pista de aterrizaje.

-Es de las pocas regidoras que no habla de crisis, ¿cómo está?

-Como he estado tres legislaturas, sé que hemos sido ahorradores, sin despilfarrar casi nunca. Tenemos la suerte de pagar a proveedores relativamente bien, las nóminas y a la vez tener algo más. No tenemos problemas y espero que siga así, porque la consigna es austeridad y más austeridad.

-¿Dónde irá ese algo más?

-Dentro de poco habrá un parque industrial junto a la A-49, cerca del hospital San Juan de Dios, al otro margen de la vía, por el que se han interesado grandes firmas.

-¿Ese proyecto se sumará el desarrollo del futuro PGOU?

-Sí. En él hay plasmadas 4.300 viviendas, pero de ellas 1.800 no entran en los límites del POTA al tratarse de un área de oportunidad de la Junta. Después hay 1.100 viviendas de planes anteriores que no se llegaron a desarrollar, por lo que sólo se contemplan 1.300 nuevas viviendas para Bormujos.

-¿Será posible volver a un servicio conjunto del taxi? La Mancomunidad del Aljarafe confía en el regreso de Bormujos.

-Es una decisión que ahora no tiene vuelta atrás porque el servicio ha estado mal llevado y se ha contado poco con los taxistas de Bormujos. Uno de los problemas era de la radio, que no les llamaban. Yo me debo a mis taxis y a erradicar el paro en mi municipio y sacar más licencias. En concreto serán el doble: de 5 a 10 las necesarias para cubrir la demanda.

  • 1