lunes, 18 marzo 2019
14:28
, última actualización
Local

Los ladrones se llevaron unos 1.000 euros del mercado robado

Los tres asaltantes del supermercado Catalino de Montequinto portaban dos pistolas y una escopeta y se llevaron las cajas de recaudación completas al no poder abrirlas. La dirección estima que el botín podría ser de aproximadamente 1.000 euros.

el 15 sep 2009 / 22:26 h.

TAGS:

Los tres asaltantes del supermercado Catalino de Montequinto portaban dos pistolas y una escopeta y se llevaron las cajas de recaudación completas al no poder abrirlas. La dirección estima que, sin haber hecho aún el recuento, el botín podría ser de aproximadamente 1.000 euros.

El suceso ocurrió sobre las 20.40 horas del lunes, y como 10 minutos antes el establecimiento había cerrado, no quedaban muchos clientes dentro del local. La propietaria del comercio, que prefiere no dar su nombre, calculó ayer que debían quedar unas diez personas -cinco matrimonios- ultimando sus compras, lo que sumado al personal de trabajo sumaban unas 20 personas.

Un poco antes de cerrar las puertas los atracadores, de los cuales dos de ellos llevaban la cara tapada con un pañuelo y la cabeza con una capucha de sudadera y uno de ellos con un casco de moto, entraron en un atraco relámpago que duró poco más de un minuto.

El establecimiento tiene grandes dimensiones, lo que propició que algunos de los clientes, al ver el altercado, salieran huyendo por las puertas traseras. La dueña por su parte, pudo quedarse escondida en su despacho ya que, casualmente, había llevado al trabajo a su hijo de tres meses.

Los atracadores no tuvieron que emplear una fuerza excesiva, y les preguntaron a las empleadas por las llaves de las cajas registradoras. Al decirles éstas que no tenían ninguna llave, se llevaron los aparatos completos y salieron huyendo. En las máquinas sustraídas debía haber algo más de 1.000 euros según calcula la dirección del establecimiento.

Una de las cajeras testigo del atraco comentó que al menos dos de los asaltantes eran españoles, y otro tenía un acento extraño, aunque tampoco pudo asegurar que fuera extranjero: "Puede que con el pañuelo que llevaba en la cara hiciera que hablara raro", dijo la misma cajera.

Los testigos afirman que podría haber un cuarto cómplice esperando en la puerta. En cualquier caso dos de ellos huyeron del supermercado en una moto, mientras que el tercero no se sabe cómo se dio a la fuga.

Dos meses. El último atraco en Dos Hermanas tuvo lugar hace sólo dos meses y también en Montequinto, en el supermercado de Mercadona, donde uno de los asaltantes llegó a disparar el arma que portaba. La bala -la Policía barajó que se tratara de un arma de fogueo- rozó a un trabajador, mientras que otro compañero recibió un fuerte golpe en la cabeza sin mayores consecuencias. Como éste, aquel atraco también se produjo cuando el supermercado ya había cerrado sus puertas y todos los clientes se habían marchado.

Otro de los antecedentes en cuanto a atracos en comercios sucedió el pasado verano, cuando otros tres delincuentes, incluido un menor, asaltaron un supermercado Coviran en el centro. De este último suceso se está celebrando actualmente el juicio.

  • 1