miércoles, 21 noviembre 2018
00:42
, última actualización
Cultura

'Los muertos no se tocan, nene' revive el humor de Azcona en Sevilla

El filme de José Luis García Sánchez, que aspira al Giraldillo de Oro, abrió la sección oficial.

el 04 nov 2011 / 23:50 h.

TAGS:

-->--> -->

"No tenemos mucho que explicar. Si hemos conseguido que se ría la gente no hay más que decir". Con este comentario tan irónico como lleno de comicidad iniciaba ayer  la presentación de su último filme José Luis García Sánchez.  Y es que en la cita hubo caos, risas, frescura, naturalidad... a raudales para presentar Los muertos no se tocan, nene , un filme que realiza un homenaje al desaparecido pero siempre presente Rafael Azcona y con el que se abrió ayer la nueva edición del Festival de Cine de Sevilla

Y es mucho también de lo que hay en la cinta, que cuenta la historia de Fabianito, un niño logroñés cuyo descubrimiento del amor tiene lugar durante el velatorio de su bisabuelo. Esta comedia, basada en el humor absurdo de la novela homónima de Azcona y con guión de David Trueba, Bernardo Sánchez y el propio director, nos hace retornar a esa época de los años 50 y 60 en la que el blanco y negro, el sonido doblado a posteriori y los largos planos-secuencia en los que se entremezclan historias son algunos de los elementos clave.

"En la película también están Pepe Isbert, Rafaela Aparicio... Se recrea el espíritu de una estética del pueblo español que es el sainete, tan lamentable por un lado como maravillosa por otro", aseguró el director José Luis García Sánchez en la presentación del festival.

El filme, que cierra la trilogía Estrafalario iniciada en los 50 con El pisito y El cochecito, "no es una comedia al uso. Tiene algo que había antes y que no hay ahora y que es una profunda violencia no manifiesta. Los personajes tienen una profunda violencia interior, están crispados, pero se traduce en risa", afirmó García Sánchez.

El cineasta compareció con todo el reparto, en una cita que él mismo definió "como una rueda de prensa escrita por Rafael Azcona", ya que todos los invitados se desenvolvieron con espontaneidad, y sobre todo, gran sentido del humor.

En el encuentro hubo palabras para Azcona, al que el director definió como "el narrador más importante en lengua española de la segunda mitad del siglo XX con la única peculiaridad de que escribía en el formato de guion de cine".

El elenco de artistas que conforman esta película coral, nominada al Giraldillo de Oro, se mostró más que satisfecho por la participación en una cinta como ésta. Por su parte, Carlos Iglesias lo definió como "un regalo, porque todas esas películas del neorrealismo español son las que no me canso de ver, pero que por mi edad no me había correspondido hacer".

En este sentido, Silvia Marsó señaló que hacer Los muertos no se tocan, nene ha sido una experiencia de cine distinta: "Normalmente nos obligan a no pisar las marcas, nos delimitan el terreno por donde nos podemos mover" y en esta ocasión el director les permitía "pisarnos, meternos en plano, entrar de espaldas..." de esta manera el "caos que se produce en la casa es algo único", aseguró.

En los mismos términos se expresó el veterano Carlos Álvarez-Novoa para quien el cine "está muy compartimentado, cada uno tiene una función y un horario", sin embargo en el rodaje "todos cogíamos el autobús para ir a los estudios de Gona". Con esto, el director conseguía que lo que puede parecer caótico, no lo fuera "porque el director lo tenía todo muy claro", señaló.

La presentación se cerró con la intervención de la sevillana María Galiana, que participa también en el filme y que anoche recibió el Premio Ciudad de Sevilla. "Adoro a Azcona desde hace muchísimos años". De hecho, la primera película que hice "profesionalmente", Pasodoble, "la firmaba él".

  • 1