sábado, 20 abril 2019
22:08
, última actualización
Economía

Los negocios solidarios tienen también su recompensa

La solidaridad se ha convertido en uno de los valores añadidos más rentables del mercado empresarial en los últimos tiempos. El apoyo de instituciones ha sido esencial para ello. La Junta lo concreta a través del programa Gaya. Con una inversión de un millón de euros y un programa de asesoramiento profesional ha ayudado a poner en marcha doce proyectos de base social.

el 16 sep 2009 / 08:41 h.

La solidaridad se ha convertido en uno de los valores añadidos más rentables del mercado empresarial en los últimos tiempos. El apoyo de instituciones ha sido esencial para ello. La Junta lo concreta a través del programa Gaya. Con una inversión de un millón de euros y un programa de asesoramiento profesional ha ayudado a poner en marcha doce proyectos de base social.

Integración para inmigrantes, accesibilidad para discapacitados, apoyo a mujeres víctimas de la violencia de género, ayuda a habitantes de zonas de transformación social... Desde el año 2008, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía ha apoyado la creación de doce proyectos de base social a través del programa Gaya.

Se trata una línea de financiación de capital semilla -el inicial para poner en marcha una actividad- gestionada por la Fundación Red Andalucía Emprende e Invercaria, sociedad de capital riesgo impulsada por la Consejería de Innovación. Ya se ha destinado casi un millón de euros -940.000 euros- para impulsar estos negocios que buscan beneficiar a los colectivos más desfavorecidos.

En concreto, lo que se pretende es incentivar los proyectos de aquellos emprendedores andaluces que tengan una idea innovadora, capaz de producir un cambio social significativo que mejore las condiciones de vida de los colectivos desfavorecidos (inmigrantes, discapacitados, mujeres víctimas de violencia de género, minorías étnicas o población reclusa, entre otros) y que, a medio plazo, sean capaz de generar recursos económicos que garanticen su continuidad. Se trata por lo tanto de una iniciativa pionera en la comunidad autónoma por el perfil de los emprendedores a los que va destinada y por la base social de las ideas incentivadas.

El programa Gaya selecciona los mejores proyectos andaluces de base social para financiar su lanzamiento con capital semilla y sin necesidad de aval. Los incentivos pueden oscilar entre 10.000 y 100.000 euros por proyecto y se deben cumplir dos requisitos fundamentales: constituirse como empresa con un fin social (sin ánimo de lucro) y comprometerse a reinvertir los beneficios generados en la propia empresa.

productividad. Junto a la dotación económica, las empresas incentivadas reciben también los servicios de tutorización de especialistas cualificados de la Red Territorial de Apoyo a Emprendedores y de Invercaria. Estos asesores expertos les ayudan a redefinir sus planes de empresa para comenzar su andadura sobre una base sólida, les asesoran en gestión económica y empresarial y les proporcionan contactos con otras empresas y asociaciones de cara a su comercialización y difusión.

Con esta iniciativa, que comenzó a funcionar a finales de 2007, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa pretende favorecer la creación de nuevos proyectos empresariales de contenido social o con menos de tres años de vida, cuyo objetivo sea la mejora de las condiciones de vida de los colectivos más desfavorecidos, proponiendo actuaciones de desarrollo económico y social en áreas marginales de las ciudades o acciones educativas con poblaciones en riesgo de exclusión, como las minorías étnicas o la población reclusa.

  • 1