domingo, 20 enero 2019
10:25
, última actualización
Local

Los novios que deseen casarse en Sevilla por la Iglesia deberán estar confirmados

El nuevo Directorio para la Iniciación Cristiana promulgado por el arzobispo obliga también a los padrinos de bautismo y confirmación a acreditar que han recibido estos sacramentos

el 28 sep 2014 / 11:36 h.

TAGS:

graficaYa no bastará solamente con presentar la partida de bautismo para casarse por la Iglesia. La Archidiócesis de Sevilla ha implantado nuevas normas para los novios que quieran contraer matrimonio canónico, así como para las personas que aspiren a ejercer de padrinos de bautismo y de confirmación. Tanto los contrayentes como los padrinos de estos dos sacramentos deberán en adelante acreditar mediante certificado actualizado que han sido confirmados. Es el cambio práctico más llamativo que introduce la publicación del nuevo Directorio Diocesano para la Iniciación Cristiana, aprobado por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, y presentado el pasado día 20 en la Catedral como una de las principales novedades de este curso pastoral. Con este documento, la Iglesia de Sevilla pretende unificar los itinerarios de formación doctrinal tanto para niños como para adultos mientras realizan el aprendizaje de la vida cristiana y entran en la comunión de la Iglesia. En palabras del obispo auxiliar de Sevilla, Santiago Gómez Sierra, con este directorio la Iglesia «da respuesta a una situación espiritual y eclesialmente nueva». «Hace unas décadas –explica– un niño se educaba cristianamente en su familia, porque el ambiente de la familia era cristiano, de convicciones y de práctica, acompañado por el colegio. Eso hoy no ocurre. Tenemos que darnos cuenta de que muchos padres aunque bautizan a sus hijos y les llevan a recibir la primera comunión, ellos mismos no están en condiciones de educar cristianamente a sus hijos, porque no han descubierto el valor de la fe». De este modo, «la novedad fundamental» que plasma este documento «es pasar de entender la catequesis como una preparación inmediata para recibir un sacramento, a entenderla como un proceso, que establecemos de los 7 a los 14 años, en el que los chicos van introduciéndose en la vida de la Iglesia», señala el obispo auxiliar. En suma, este directorio establece «una serie de normas, un proceso pedagógico que la Iglesia de Sevilla quiere implantar para iniciar e incorporar a las nuevas generaciones a la vida cristiana». El nuevo delegado diocesano de Medios de Comunicación, Adrián Ríos, profundiza también en el sentido de este nuevo directorio: «La intención es dar coherencia a los sacramentos de la iniciación cristiana, que son el bautismo, la confirmación y la eucaristía, y cuidar del ritual y la simbología de su celebración, que por inercia se han ido simplificando». De esta manera, ya no se concibirán como tres sacramentos separados sino como etapas del camino dentro de un proceso orgánico de iniciación a la vida cristiana. «Ya no habrá una catequesis particular para la primera comunión y otro itinerario catequético para la confirmación, sino un proceso único y completo», abunda el canónigo y prefecto de liturgia, Luis Rueda. Otro de los cambios sustanciales que introduce este documento será el adelanto a los 14 años de la edad para confirmarse, cuando ahora se hace a los 16 o 17 años. En concreto, el nuevo itinerario para la formación cristiana de infantes, que se completará a lo largo de la niñez y de la adolescencia, se compone de tres etapas consecutivas: a partir de segundo de Primaria (7 años) con el llamado Despertar religioso en la familia y en la parroquia; a partir de tercero de Primaria, de 8 a 10 años, con la Primera síntesis de fe; y a partir de quinto de Primaria, entre los 11 y los 14 años, con la Segunda síntesis de fe. Durante todos estos itinerarios de formación, «se utilizarán los catecismos oficiales de la Conferencia Episcopal Española», subraya Luis Rueda como otra de las «novedades» de este directorio. La parroquias tendrán todo este curso pastoral 2014-2015 para conocer a fondo este directorio. A partir del curso siguiente, 2015-2016, se aplicarán los nuevos itinerarios de formación de niños y adultos dispuestos en este documento, mientras que a partir del 1 de septiembre de 2016 ya tendrá valor de ley todo su contenido. Será a partir de esa fecha cuando sea exigible a novios y a padrinos de bautismo y confirmación que hayan «completado» su proceso de iniciación cristiana, o lo que es lo mismo, que estén bautizados, confirmados y participen de la eucaristía, lo que seguro generará cierta polvareda y polémica. Solo el 40% de lo nacidos llegan a confirmarse.«Ya está la Iglesia imponiendo más normas para poder casarse...». Es lo que pueden pensar muchas de las personas que lean esta información. Luis Rueda, canónigo y prefecto de Liturgia, señala que ya el Código de Derecho Canónico exponía desde el año 1983 que los padrinos de bautismo y cofirmación, así como las parejas que deseen contraer matrimonio camónico deben estar confirmados, una norma que en la Archidiócesis de Sevilla no se ha puesto en vigor hasta la publicación de este Directorio Diocesano de Iniciación Cristiana. Según las estadísticas de la Archidiócesis, un 90% de los niños que nacen en Sevilla son bautizados, de los que solo un 70% llega a hacer la Primera Comunión. El porcentaje de los que se confirman es aún menor: alrededor del 40%.

  • 1